evista de estudios sobre Antonio Machado

ISSN 1988-8910

Última actualización: 12 julio 2012
La única sección activa es "Desde el mirador del expolio"

 


AVISO

Esta web suspende su actividad mientras en España ocupe el poder un Gobierno mercenario al servicio del Capital y de intereses espurios, y seguirá inactiva de manera indefinida hasta que haya un nuevo Gobierno al servicio de los ciudadanos

 

Dimisión del Gobierno
Disolución del PP

 

Manifiesto

Let Catalans Vote / Dejen votar a los catalanes

Noam Chomsky, Zygmunt Bauman, Adolfo Pérez Esquivel, Susan George, Desmond Tutu, Angela Davis, Rigoberta Menchú y otras 45 personalidades

Me adhiero también 100 % a este manifiesto. En realidad, lo que se ventila es un choque entre democracia, sistema de gobierno usual en la mayor parte de países civilizados del mundo, y un Estado fascista, el de la España Una e Indivisible, que venimos arrastrando desde la dictadura de Primo de Rivera. Ha de prevalecer la democracia, no hay otra.—J.D.

(23 septiembre 2017)


 

Discurso de Pablo Iglesias como candidato a la Presidencia del Parlamento Europeo (30-6-2014)

(Un discurso español en Europa.)

Es el mejor discurso pronunciado jamás por un político o intelectual español en los últimos 114 años. Ni Unamuno ni Ortega ni Azaña ni nadie. Claro, certero y oportuno. De haber vivido hoy, Antonio Machado hubiera aplaudido este discurso hasta quedarse manco.

(17 septiembre 2014)

 



 

Desde el mirador del expolio

Selección de enlaces para entender lo que ocurre, día a día

Debéis hacer política, si no la política se hará contra vosotros.

(Antonio Machado, en "Habla el gran poeta Antonio Machado",
Ahora
, 1 mayo 1937, entrevista por J. Orozco Muñoz
)


En España lo mejor es el pueblo. [...] En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva.

(Antonio Machado, carta a David Vigodsky, 20 febrero 1937;
publicada en Hora de España, n.º IV, abril 1937)

 

 

(Sigue esta sección al día en mi blog Desde el mirador del expolio)

 

Cuatro minutos que acabarán con la regla de gasto (12-12-2017)

Alberto Garzón y Carlos Sánchez Mato

 

___  Crisis de Estado - 22  _________

Dos grandes errores (11-12-2017)

Javier Pérez Royo

El 155 intermitente (12-12-2017)

Fernando López Agudín

Rajoy y el comportamiento (12-12-2017)

Jesús Maraña

(Apoteosis de la Monarquía Constitucional - 1.)

—Se autodenominan "bloque constitucionalista" no por la Constitución —advirtió Melquíades—, sino por la monarquía constitucional. ¡Ojo!

Y cuidado que vuelve el Tribunal del Santo Oficio. Hasta me ha parecido ver a Junqueras con capirote y sambenito...

Ya está abierta la Causa General. Pronto vendrán los Autos de Fe, con su procesión de inquisidores, soldados, frailes dominicos, corozas, sambenitados y relajados, al son de clarines y timbales. Confesiones y abjuraciones. Es la mayor exhibición del poder del Estado monárquico, por mediación de la Iglesia. En los aledaños de la plaza Mayor de Madrid aún resuenan los alaridos de los quemados vivos en las hogueras por el Santo Tribunal. Los estudiosos destacan, sin embargo, que lo importante no fue tanto el número de condenados, sino el pavoroso terror que llegó a infundir la Inquisición en el pueblo. El terror: ese es el concepto clave y el fundamento del Estado monárquico español.

Si Ada Colau pedía la desjudialización de la política, va a quedar bien servida.

Y a todo eso la Virreina Gobernadora entretenida con la Marca Barcelona. ¡Ah! ¡Si Valle-Inclán viviera! Solo nos falta la Monja de las Llagas, aunque el cardenal arzobispo Cañizares y su capa magna no desmerece. Entre la Regencia y esa Monarquía Constitucional no iba a tenerlo fácil Valle-Inclán para elegir la continuación de su portentoso Ruedo ibérico.

Ya, ya regresamos a la normalidad, pero a la de 1680. "El Estado tiene el derecho a defenderse", ha dicho Rajoy Brey. Pero ¿qué Estado? No, desde luego, el democrático de derecho de la Constitución, lo cual es ininteligible para Rajoy Brey, sino el Estado de Carlos II. La Monarquía Constitucional es lo más lejos que ha llegado ese Estado en un esfuerzo sobrehumano por amoldarse a los tiempos. Pero de ahí no pasará jamás. Tragaron con la Constitución de 1978, pero al final han conseguido librarse de ella. En adelante regirá la Carta Otorgada del 155. A Deo rex, a rege lex.

(12 diciembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 21  _________

Ciudadanos y el peligro del nacionalismo excluyente (3-12-2017)

Editorial / ctxt

Las cosas de Rajoy (3-12-2017)

Ramón Cotarelo

Lo fundamental, la derrota del enemigo (5-12-2017)

Iñaki Gabilondo

El problema no es el 21D, sino el 22D (5-12-2017)

¿Qué ha pasado con la euroorden contra Puigdemont? (5-12-2017)

Javier Pérez Royo

La anormalitat obre la campanya (5-12-2017)

Josep Ramoneda

(Esperando el 21 y el regreso a ninguna parte.)

Tuit 1. Sobre Alemania y los apuros de Mutti Merkel/Schulz
Quien manda en Euroatlántida es el Capital. Los siderales rescates bancarios son la demostración. Ahora bien, el problema en nuestras democracias es de gobernabilidad. La gente se ha cansado de votar a partidos mercenarios al exclusivo servicio de los interes del Capital, que son intereses manifiestamente contrarios a los nuestros, y se queda en casa y no vota. Así pues, el dilema del Capital es el siguiente: o Gran Coalición, para asegurar la gobernalidad por las buenas, o dictadura, la gobernabilidad a la brava. Y esta es la situación.

Como el Capital siempre juega con dos barajas, opta por la primera opción pero a la vez financia a la extrema derecha por si acaso. El miedo es la espita que gradúa el nivel de la extrema derecha. Básicamente hay dos espitas: el terrorismo ("yihadista") y la inmigración/refugiados.

Volviendo a la primera opción, la fórmula de moda en todas partes es el mix democracia/dictadura: dictaduras de hecho con apariencia formal de democracias. En toda Euroatlántida es el furor de moda. En Francia llevan dos años bajo el estado de excepción (desde los atentados yihadistas de París en noviembre 2015), prorrogado por cinco veces, y el gobierno de Macron prepara la que ya se ha llamado la Patriot Act francesa. En España la Ley Mordaza y el manoseado Código penal son un poema. Aquí metemos en la cárcel a quien nos da la gana. Es la alegría del terrorismo de Estado. Etc. El Capital, es decir, la delincuencia criminal internacional, no está dispuesto a que gobierne el "pueblo" (art. 1.2 CE: "La soberanía nacional reside en el pueblo español", el artículo más ilusorio de la Constitución española, porque incluso parece que la monarquía está antes).

La democracia se ha terminado en Euroatlántida, quizá hace décadas. En España, con un Estado quebrado y 1,9 billones de deuda externa, podemos convocar las elecciones que queramos que quien manda es san BCE. El cual fue, casi sin duda, quien impuso a Rajoy Brey elecciones autonómicas en Cataluña para el 21-D, por poner un ejemplo reciente.

Tuit 2
Como era de esperar el art. 155 ha destruido Cataluña. Se ha roto la confianza, que es la "normalidad" a la que ya no puede volverse. Primero querían que se marcharan las empresas, ahora quieren que regresen: ¿qué cachondeo es este, en qué quedamos? Si Cataluña no se gobierna a sí misma, y a su gusto, sin artículos 155 ni 135, es imposible restaurar la confianza. Y si Cataluña es ingobernable, España también, por más que PP-C's se froten las manos con su inútil mayoría absoluta y un tercio de la población excluida. Todo eso se resume así: Caos. Ahí es donde estamos y difícilmente vamos a salir de este laberinto. Y con una mayoría de españoles berreando ¡A por ellos!, y dos partidos incendiarios PP-C's, la salida del Caos ya no es difícil: es imposible.

Tuit 3
Respecto al independentismo, dos observaciones obvias, pero que con el nivel de confusión y barbarie al que hemos llegado por culpa del ultranacionalismo español, son pertinentes: 1) el independentismo es una opción política legítima en cualquier democracia. Hay partidos independentistas en todo el mundo, prácticamente en todas las democracias. 2) El independentismo "unilateral", cuanto antes aterrice, mucho mejor.

Tuit 4
En su último artículo, Enric Juliana apunta que C's podría sustituir al PP en el futuro. Es posible. Sin embargo, el auge de C's en esos últimos dos meses se debe a que ha encabezado con gran fervor la ofensiva contra Cataluña, hasta el punto de "centrar" al PP, como dijo Aitor Esteban. Ahora bien, el ultranacionalismo español, tal como he dicho en otros comentarios, solo se activa y se sostiene contra Cataluña. Este fue el Mediterráneo que descubrió Aznar. Sin embargo no es posible pasarse la vida con el pie sobre la cabeza de Cataluña, de manera permanente. Este es un proyecto tan efímero como peligroso y estéril. Ya sé que a Rivera le entusiasma la España Una, pero la España Una es tan quimera como la República catalana seudo proclamada por el Parlament el pasado 27 de octubre. Y las quimeras en política son un lujo y con frecuencia un completo desastre. Es una desgracia que no hayamos aprovechado estos 40 años de democracia para extirpar definitivamente el fascismo español, incubado durante las dictaduras de Primo de Rivera y de Franco después. No se ha hecho, y ahora resurge el monstruo.

Unidos Podemos debe mantenerse con el timón bien firme y no dejarse llevar por esa estéril tormenta nacionalista, por más votos que parezca dar a sus partidarios. En cuanto pase la demencia nacionalista, solo sostenible mediante la violencia contra Cataluña, se quedarán todos con el culo al aire.

Tuit 5
Por cierto, entre paréntesis, ¿acabará el día 21 el art. 155, o es una pregunta ingenua?

Coda. Quizá estaba escrito que tengamos que pasar por ese calvario neofascista, lo mismo que nuestros antecesores, los desdichados españoles de los años 20, tuvieron que sufrir la dictadura del general Primo de Rivera, que en realidad no fue sino un monumental artículo 155 aplicado a todo el país, aunque también de "carácter provisional" por 10, 20 o 30 días, luego por 90 y acabó siendo por siete años. Toda una prueba para nuestros abuelos. También entonces, como ahora, después de la dictadura se auguraba una vuelta a la "normalidad", denunciada por Ortega y Gasset en el contundente artículo "El error Berenguer". Sin embargo, no sé qué es peor y más insufrible, si el "cirujano de hierro" y sus "notas oficiosas", o esa camarilla irresponsable del PP. Por lo menos Primo de Rivera construyó pantanos, carreteras, paradores nacionales de turismo y el Pueblo Español de Barcelona. Por su parte, el gobierno del PP, hasta la fecha, solo se ha dedicado a regalar el país a los depredadores de dentro y de fuera, arruinar España, cubrirnos de deuda y amargarnos la existencia a todos los que todavía creemos en la dignidad humana.

Respuesta a Iñaki Gabilondo.—La brutal división social en Cataluña va a tener muy difícil arreglo, si es que lo tiene. Esa fractura social ha sido provocada tanto por el ¡A por ellos! del Estado, muy agravado por la aplicación (inconstitucional) del art. 155 y el encarcelamiento del Govern de la Generalitat y otros políticos, como por la seudo declaración unilateral de independencia (DUI). Tal como dije en otro post en octubre, creo que esa fractura no tiene arreglo desde Cataluña: tendrá que venir desde España, y habrá que esperar a un cambio radical en el gobierno del Estado. Cataluña, de momento, quedará enquistada en un conflicto crónico. No hay vuelta posible a ninguna "normalidad". Son las fatales consecuencias del 155 sobre todo y de la DUI, y nadie parece que vaya a asumir responsabilidades políticas, sino más bien lo contrario: todos están encantados en seguir echando más gasolina al fuego. Apenas hace unas horas García Albiol (PP de Cataluña) arrancaba la campaña electoral con el bárbaro berrido de combate ¡A por ellos! Si esta es la manera de restaurar la confianza y regresar a la "normalidad", vamos listos. Cuando hablo de "destrucción" de Cataluña, me refiero a esto.

A estas alturas, ya nadie en el autodenominado "bloque constitucionalista" apenas disimula que de lo que se trata es de destruir el independentismo en Cataluña, al cual se considera a medio camino entre la delincuencia común y el terrorismo. Ahora bien, como el independentismo alcanza al 50 % de la población, saquemos la conclusión: no se ve cómo es posible destruir el independentismo sin crear un estado de violencia permanente contra Cataluña y hundir Cataluña en el Caos absoluto.

Por lo que se refiere a las elecciones autonómicas no son más que una tregua (impuesta desde Europa) en un proceso de criminalización y destrucción del independentismo que empezó mucho antes, y de manera ofensiva a partir del mensaje del rey el 3 de octubre, que ordenó el cierre de filas (si no sabíamos para qué sirve la monarquía ya nos hemos enterado), y seguirá después sine die.

Obviamente, no es lo mismo que gane las elecciones un bloque que otro. Si por desgracia ganaran los "constitucionalistas", Cataluña sería reconvertida en una provincia más del Reino, periférica, y la Generalitat a simple diputación provincial. Incluso es posible que los catalanes tengamos que padecer de nuevo aquel "Hable usted en cristiano" que tanto sufrimos bajo el franquismo y que solo recordarlo me entra el vértigo. Así pues, esperemos que por estas Navidades podamos seguir cantando el villancico Fum, fum, fum (aquí una versión a cappella impresionante) y no "Humo, humo, humo", aunque cada cual que cante lo que le venga en gana porque Cataluña ha sido siempre un país libre, multicultural y cosmopolita, y deseamos que así siga siendo, y no el último virreinato del tronado Imperio español.

(3 y 5 diciembre 2017)

 

¿Fin de la gran coalición? (25-11-2017)

Manuel Castells

Macron, un paso por detrás (26-11-2017)

Rafael Poch

 

___  Crisis de Estado - 20  _________

Pérez Royo: "Lo que el Estado ha hecho en Cataluña es una barbaridad" (17-11-2017)

David Ojeda

España, el reino del miedo (19-11-2017)

Suso de Toro

El fuerte impacto de la crisis catalana empuja a España hacia la derecha (20-11-2017)

La advertencia canaria (24-11-2017)

Enric Juliana

¡Que se jodan! (21-11-2017)

Fuera de contexto (22-11-2017)

Iñaki Gabilondo

Parlamentos de mentirijilla (21-11-2017)

Francisco Jurado

Ley no escrita (21-11-2017)

Ojalá me equivoque, pero la reforma constitucional es casi imposible (22-11-2017)

El primer estado de excepción de la democracia (24-11-2017)

Si Ada Colau ha caído del lado equivocado, ¿de qué lado ha caído Pedro Sánchez? (26-11-2017)

Javier Pérez Royo

La radicalización de Ciudadanos (24-11-2017)

Josep Ramoneda

Ya eres un enemigo de la Constitución (27-11-2017)

Joaquín Urías

(Feria de espejismos: del Estado de las Autonomías al Estado del 155.)

La crisis de Cataluña ha servido para que el Régimen se quitara la careta. Y así hemos descubierto que la presunta Constitución de 1978 es en realidad una Carta Otorgada. Bastó el discurso del rey para desvanecer el espejismo de la Constitución: la monarquía está por encima. También hemos descubierto que el Estado de las Autonomías es otro espejismo: nunca hemos abandonado el Estado unitario y centralista. Ha bastado el art. 155 para borrar el espejismo autonómico de manera fulminante. Otro espejismo, ese ya más viejo: los partidos políticos no son tales sino meros comisionistas de la "casta parásita del Estado" (Suso de Toro), que sigue ahí, como siempre ha estado, envuelta en la bandera nacional, aferrada al BOE y ordenando al PSOE ejercer de palanganero del PP. ¿Qué más descubriremos? ¿A qué "normalidad" se supone que hay que volver? ¿A qué ficciones?

¿Hay camino de vuelta posible de la Carta Otorgada a la Constitución, y del Estado del 155 a las Autonomías? Javier Pérez Royo en El primer estado de excepción de la democracia no parece estar seguro: "no está claro cómo se puede volver a la normalidad, es decir, cómo se puede volver a ejercer en Cataluña el derecho a la autonomía". Y con los políticos en la cárcel es ya el esperpento. Pero lo importante es que tanto el discurso del rey el 3 de octubre como el art. 155 han volado los puentes para el regreso a la "normalidad", es decir, a la Constitución de 1978 y al Estado autonómico descentralizado. Lo que viene en adelante será navegar entre ficciones (haremos como que hay una Constitución y como que hay unos gobiernos autonómicos) hasta donde se pueda. Lo que ha hecho el art. 155 no es restaurar ninguna supuesta "normalidad" institucional, sino extender el conflicto de Cataluña al resto del Estado, conflicto que puede resumirse así: Régimen oligárquico contra disidencia. Son las bases de una dictadura de hecho, respaldada además por el populacho del ¡A por ellos!

No es ninguna anécdota que el Congreso haya excluido a Unidos Podemos de los actos de celebración del 40 aniversario de la Constitución. El discurso del rey del pasado 3 de octubre dejó fuera a un tercio de españoles: 12 millones de españoles que no cabemos ni en esa especie de nuevo Estatuto Real que llaman Constitución ni en esta Monarquía que llaman Estado democrático de derecho. Contra nosotros, esa minoría disidente, y contra vascos y catalanes iba dirigida la arenga real para el cierre de filas autoritario.

En dos meses se ha desvanecido el palacio encantado de la democracia española y del Estado de derecho. Es penoso seguir escribiendo en esas condiciones. Como dice Josep Fontana, el futuro es un país extraño, pero el de España es extrañísimo. Porque no es que vayamos hacia atrás, sino que empezamos a sospechar que quizá nunca nos hemos movido del siglo XVIII, o del XVI... ¿En qué siglo se detuvo el tiempo en España?

En dos meses se ha desvanecido el palacio encantado de la democracia española y del Estado de derecho. Es penoso seguir escribiendo en esas condiciones. Como dice Josep Fontana, el futuro es un país extraño, pero el de España es extrañísimo. Porque no es que vayamos hacia atrás, sino que empezamos a sospechar que quizá nunca nos hemos movido del siglo XVIII, o del XVI... ¿En qué siglo se detuvo el tiempo en España?

Pero si están volviendo los autos de fe (*). Requerimientos, autos de fe, abjuraciones... Los relojes se pararon en una hora: 1680.

(*) Pedro Vallín, Renuncia a Lucifer (O cómo la Contrarreforma dirige la política española) (19-11-2017).

(19 noviembre 2017)

 

David Cayla: "La fragmentación de Europa sigue siendo una posibilidad" (14-11-2017)

Enric Bonet

 

___  Crisis de Estado - 19  _________

Sujetos activos y pasivos (12-11-2017)

21D: la hora de la verdad (15-11-2017)

Javier Pérez Royo

La guerra de guerrillas del Partido Popular para paralizar a sus rivales políticos (12-11-2017)

Alejandro Torrús

España: afán por suprimir el independentismo catalán (15-11-2017)

Editorial / La Jornada

Nadie hablará de nosotros mientras Cataluña lo eclipse todo (13-11-2017)

Agustín Moreno

España colidera el ranking de trabajadores pobres (13-11-2017)

Alejandro Inurrieta

La OCDE saca los colores a España por su desigualdad y la mala calidad democrática (15-11-2017)

Javier G. Jorrín

Seis años de Rajoy. Un balance lamentable (17-11-2017)

Carlos Elordi

(Tonterías identitarias, más o menos.)

1.
En cierta ocasión estaba en la ciudad de la Giralda con un matrimonio sevillano, ella profesora de matemáticas y él poeta y escritor, y de pronto la profesora me espeta: "¿Qué se siente, siendo catalán?" Hay preguntas imposibles. ¿Qué se siente, siendo andaluz? Pues no, no se siente nada. ¿Hay que sentir algo? Todavía hoy me desconcierta la pregunta. ¿Será que los catalanes somos marcianos, con antenitas verdes?

Luego se me iluminó una idea y saqué del bolsillo mi carné de identidad: "¿Qué nombre pone ahí?", le pregunto a la profesora. "Jorge", responde. "Y yo, ¿cómo me llamo?", insisto. "Jordi", me dice. "Pues mira, ese es el problema. Y si me preguntas cómo me siento siendo catalán, te diré que muy molesto, porque no hay derecho a cambiarle el nombre a la gente. Es una animalada."

Franco nos cambió el nombre a los catalanes como castigo. Para que no nos olvidemos que en la España Una solo hay españoles. Para que tengamos bien presente, todos los días, con solo mirar el DNI, que en España no tenemos cabida ni catalanes ni vascos. Solo caben españoles.

Eso es el nacionalismo español, el cual sigue plenamente vigente hoy día como hace cien años. Es el nacionalismo de la España Una, el del art. 2 de la Constitución. Es un nacionalismo que excluye a Cataluña y al País Vasco, condenados a la inexistencia. Mejor dicho: es un nacionalismo contra los catalanes y vascos. Este es el nacionalismo español del PPSOE-C's.

2.
Algunos catalanes decimos que nos consideramos españoles por no molestar. Sin embargo, la mayor parte de catalanes, yo incluido, no nos consideramos españoles, sino catalanes, eso es todo. Lo mismo que un francés se considera francés, un sueco, sueco, y un español, español. La cosa no tiene ningún misterio. Ahora bien, por no molestar, ¿a quién? A los españoles, claro. Porque quizá algunos se sientan ofendidos si un catalán o un vasco les dice no considerarse español. Es ofensivo, casi como un desprecio. Pues bien: esto es el nacionalismo español.

El nacionalismo español establece que no puede haber catalanes ni vascos: en España solo puede haber españoles. Catalanes y vascos no tenemos derecho a la existencia. Ese es el problema. Los fascistas lo berrean por las calles: "Cataluña es España." Lo cual equivale a decir que Cataluña no existe. No se trata de que catalanes o vascos reivindiquemos tales o cuales cosas, pidamos un respeto por la lengua propia, la enseñanza (*), etc. Se trata de que no tenemos derecho a la existencia. Mientras siga vigente el nacionalismo español, catalanes y vascos no existimos, no podemos existir. El nacionalismo español no tolera que haya vascos y catalanes en España, más allá de lo estrictamente folklórico.

Las futuras Españas plurinacionales habrán de ser unas Españas en las que los catalanes podamos ser catalanes y los vascos, vascos. Algo tan sencillo como freír un huevo. Pero mientras exista el nacionalismo español, eso tan sencillo es imposible. Se intentó con la Constitución de 1978, pero el PP se la ha cargado.

3.
El problema, pues, no es Cataluña o el País Vasco, sino el nacionalismo español.

Y este nacionalismo español es el de la Armada Piolín, que fue a Barcelona a pegar a los catalanes el pasado 1 de octubre, y ahí sigue aún, por si acaso. Es el nacionalismo del ¡A por ellos! y el de "Más dura será la caída". El nacionalismo que ahora, de la mano del PPSOE-C's, pretende arrasar las Autonomías, empezando por la catalana, y volver a la España Una de Primo de Rivera y Franco. Esa ha sido la gran obsesión del PP desde el primer día de la Transición. El PP se ha pasado 40 años intrigando para desmantelar el Estado autonómico como sea, primero con Aznar y ahora con Rajoy Brey, y cree que está a un paso de conseguirlo. Y si el PSOE no se planta, cosa improbable, quizá lo consiga. Ahora bien, no seamos ingenuos: sin encaje de Cataluña y el País Vasco, no hay democracia posible en España. Liquidar las Autonomías equivale prácticamente a liquidar el Estado democrático de derecho.

La cabra siempre tira al monte, y los franquistas al Estado autoritario, centralista y corrupto. Robar es lo que importa. ¿No has visto el recibo de la luz? Con Franco se robaba mejor, muchísimo mejor. Con todas las dictaduras se roba siempre mejor. ¿Para qué sirve una dictadura? Para robar. Lo saben hasta los niños en las escuelas. Y el nacionalismo sirve para tapar el expolio, las banderas no dejan ver las cuentas en los paraísos fiscales ni las cajas B. El patriotismo lo tapa y disculpa todo. Y en ello están PPSOE-C's.

Por cierto, la camarilla debería decirnos cuánto nos está costando financiar el españolismo en Cataluña. No hay dinero para las pensiones, pero sí para las banderas. Primo de Rivera se arruinó financiando demostraciones de exaltación nacional de Unión Patriótica.

O bien el problema de Cataluña se lleva por delante al Régimen, o el Régimen se llevará por delante a Cataluña y la democracia. Y ahí es donde estamos, nada menos.

(*) Parece premonitorio. Acabo de escribir esas líneas y leo en eldiario.es que el gobierno especula con recentralizar el Estado. Sobre todo Educación, señala un ministro que aún no ha sido reprobado. Prepárense los niños y niñas para el Mes de María y la Formación del Espíritu Nacional. Y los demás recemos también, para expiar nuestros pecados antisistema de pretender vivir con dignidad en España.

Ya había avisado hace tiempo que si PPSOE-C's se empeñaban en una reforma constitucional era para volver al Fuero de los Españoles.

Respecto al artículo de Alejandro Torrús, solo estoy en desacuerdo con el título. No es una "guerra de guerrillas", sino un golpe de Estado involucionista en toda regla. La destrucción de Cataluña —porque eso es lo que está haciendo el PP en Cataluña— es el primer paso, quizá el más importante, pero luego seguiremos todos detrás.

(12 noviembre 2017)

Argentina: la instalación de la dictadura mafiosa (1-11-2017)

Jorge Beinstein

 

___  Crisis de Estado - 18  _________

Preguntas inocentes (10-11-2017)

John Carlin

Elecciones definitivamente viciadas (10-11-2017)

Javier Pérez Royo

El avance elástico sobre la retaguardia de Rajoy (10-11-2017)

Fernando López Agudín

(Y a cada revuelta, un monstruo.)

El gobierno convoca elecciones autonómicas y al día siguiente mete a los políticos en la cárcel. Es tan genial que eso explica que no se le haya ocurrido a nadie antes. Pero ya van tomando nota algunos sátrapas de por ahí. Realmente, España es trending topic informativo mundial. No por nada, sino porque nadie quiere perderse esa secuencia alucinante de show diario. Es como esas trepidantes series de suspense, que acaban con un "continuará". Nadie quiere perderse el próximo capítulo.

Cuando un gobierno se carga el Estado de derecho, ocurren esas cosas. Es el Caos. Y si el presunto gobierno es una camarilla inepta, entonces es la alucinación, el disparate continuo, el surrealismo. Por eso somos trending topic. Ya nadie entiende ni lo que ocurre en Cataluña ni en España. Es todo un lío fenomenal. Pero no te puedes despegar, engancha. Y espérate lo que venga. El 21 de diciembre podría darse el caso que en Cataluña tuviéramos DOS gobiernos: uno en el exilio, el legítimo aunque cesado y en búsqueda y captura, y otro legal, pero fantasmagórico, salido de unas elecciones extrañas, raras, convocadas por quien no podía convocarlas. Unas elecciones aberrantes resultado de un art. 155 que, como ya sabemos a esas alturas, sirve para que la camarilla haga lo que le venga en gana. Por ejemplo, intervenir el Ayuntamiento de Madrid. Vale, ese no es el 155 sino el 135, da igual. La camarilla tiene un completo manojo de artículos a su disposición. Lo importante es gobernar donde han perdido las elecciones, otra originalidad. Todos los ministros a tope, empezando por los reprobados que ya son cuatro, a ver quién la lía más, quién se lleva el premio a la mayor animalada, quién la caga más. Es un sinvivir, no hay respiro. Y si no sale el Govern al gusto de la camarilla, vuelta a empezar y listo. ¿Que no?

Por no hablar de DOS sociedades catalanas: una que cree vivir en una República under construction, y otra que vive en una Autonomía desmantelada y en ruina total. Y al otro lado, una turba berreando ¡A por ellos! y boicoteando productos catalanes, mientras el gobierno rebaña el último euro de las pensiones y anuncia, tan ancho, casi exultante, que habrá que revisar a la baja las cifras de crecimiento para el próximo año. Culpa de Cataluña, claro. Es decir: todos a la mierda y muertos de hambre, pero bien patriotas, y el PP a seguir mangoneando, que ni se lo creen. ¿A qué seguir?

Cuando una camarilla arrasa el Estado de derecho ya solo queda el Caos. Y del Caos no se sale, no hay manera de salir. Es como esos laberintos antiguos. Y a cada revuelta, un monstruo.

(10 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 17  _________

Forcadell, la foto que Madrid quería (9-11-2017)

José Antich

(El populacho, del rey abajo.)

—El problema crónico de las izquierdas es que en España no hay pueblo, sino populacho —empezó diciendo Meneses—. Al populacho no hay que hablarle de dignidad, sino darle de comer, aunque sean mendrugos. Y las izquierdas solo hablan de dignidad. No puede haber un discurso más equivocado. En cambio, la derecha delincuente siempre reparte algún mendrugo, las sobras de lo que roba. Roba 100 y reparte 10. Es el abecé del caciquismo, de la derecha corrupta de siempre. Y el populacho tan agradecido. El populacho (que puede vestir de traje y corbata, porque hay muertos de hambre muy ilustrados) siempre defenderá a los delincuentes y corruptos, a quienes le roban, condenan a la miseria y matan de hambre, y si ha de envolverse en la bandera, se envuelve, y si hay que berrear ¡A por ellos!, se berrea, y lo que haga falta. Incluida la violencia, porque les va en ello el mendrugo. Y si no, toca servir a los capos del narcotráfico, que ya controlan zonas del sureste del país. El narcoestado es la seña de identidad de todos los Estados fallidos. A donde no llega el Estado, llega fácilmente la delincuencia organizada. Ya vamos camino de ello, solo es cuestión de tiempo.

"Yo estoy a favor de los que mandan", me decía un conocido, directivo de una empresa. Y lo soltaba con una media sonrisita cínica que no lograba disimular su ruina moral. Eso es el populacho. El populacho es cuando el pueblo renuncia a la dignidad. No hay peor desgracia.

Si en España tenemos el gobierno que tenemos, con cuatro ministros y un fiscal general reprobados por el Congreso de los Diputados, y ahí siguen tan anchos, con un presidente del gobierno atrapasobres, con 800 imputados del PP, y todo un largo etcétera que ya amarga relatarlo, es porque en España ya no hay pueblo, sino populacho. De otra manera no sería posible semejante gobierno-basura, como no lo es en ningún país de nuestro entorno.

Realmente, no sé qué discurso ha de tener la izquierda. La dignidad no vende. Aparte, claro, de demostrar que se pueden, y deben, repartir los 100, y no 10, aunque siempre habrá un Montoro que lo impida, porque el Capital depredador y delincuente no está para bromas. Al pueblo ni agua.

Sea como sea, cuando en un país la mayoría de la población cae de cuatro patas, es el fin.

Nos hallamos en uno de esos raros momentos en que algunos políticos, pocos, están muy por encima de la sociedad, y otros, demasiados, muy por debajo.

(9 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 16  _________

No son presos políticos, pero lo parecen (8-11-2017)

El parche autonómico y la solución federal (8-11-2017)

Javier Pérez Royo

The Times reprocha a Rajoy que aborde el 21-D con "prisioneros" (8-11-2017)

El 155 y la sombra de Carlos Ruiz del Castillo (8-11-2017)

Álex Alonso Nogueira

El Leviatán neoliberal, contra Carmena (8-11-2017)

Editorial / ctxt

Ayuntamiento de Madrid: acoso por tierra, mar y aire (8-11-2017)

María Eugenia R. Palop

¿Cuál es el verdadero motivo que lleva a Montoro a intervenir las cuentas del Ayuntamiento de Madrid? (9-11-2017)

Eduardo Garzón

(Unidos Podemos y Cataluña.)

En España hay dos grandes problemas políticos sin resolver: la monarquía y Cataluña. La monarquía no ha sido ni tocada. Respecto a Cataluña el problema fue resuelto felizmente en la Constitución de 1978, pero el PP se cargó la integración de Cataluña en el Estado, en 2010, y ahora con el art. 155, el remate. El problema es que sin Cataluña el Estado es ingobernable de manera democrática. Esa es la hipótesis del catedrático Javier Pérez Royo. Mi otra hipótesis, con toda la modestia, es que el regreso al Estado unitario, centralista y corrupto, la gran obsesión desde el inicio de la Transición de Alianza Popular/PP-C's, no es posible: si se desmantela el Estado autonómico, que es donde nos hallamos, a donde se va no es al anhelado Estado centralista, sino al Estado fallido.

El problema de Cataluña es, pues, fundamental, porque se ventila de fondo el dilema democracia/dictadura para todo el Estado (*). De ahí que en esos dos meses no se haya hablado de otra cosa. Y no será que en España no haya problemas, porque los tenemos TODOS, gracias a una camarilla incapaz de gobernar, es decir, inepta para la política y solo apta para el saqueo. Ahora bien, por de pronto, sin Cataluña vamos de cabeza al Estado autoritario. Podemos llamarlo dictadura, si queremos. Se acabó el Estado democrático de derecho, aunque se conserve cierta apariencia de democracia. Ese es el problema.

En ese escenario, el incendio anticatalanista provocado por el gobierno del PP, ha polarizado las opciones políticas en dos banderías estériles: nacionalistas españoles / independentistas catalanes. Todos los partidos políticos se han encuadrado en uno u otro bando. Excepto Unidos Podemos (y confluencias) que se han quedado en medio, defendiendo la integración de Cataluña en el Estado. Quizá el precio político que paguen por esa despectivamente mal llamada "ambigüedad" o "equidistancia", sea muy alto. Pero es la única opción política correcta si queremos seguir viviendo en paz y con un mínimo de dignidad en España. El nacionalismo de la España Una de PPSOE-C's es inviable como democracia, como he dicho arriba, y a donde conduce es al autoritarismo, al terrorismo de Estado como forma de gobierno, y al Estado fallido como término final. En cuanto al independentismo catalán es inviable sin un ejército que lo defienda. La única opción política digna, que preserva España como democracia y a la vez pretende un encaje territorial de Cataluña aceptable para catalanes y españoles, es la de Unidos Podemos. Pero el electorado, de momento, y gracias al bloque incendiario del PPSOE-C's, está polarizado en las dos estériles banderías mencionadas, y no parece que eso vaya a cambiar. Mal asunto, porque ambas banderías llevan a la nada. Y el nacionalismo filofascista español, con PP-C's a la cabeza, lleva a menos que nada: al completo desastre.

El ¡A por ellos! no es solo contra los "separatistas" catalanes, es principalmente contra el Estado democrático. Cuando pase la fiebre ultranacionalista, porque se llegue al callejón sin salida de la violencia permanente del Estado autoritario, la opción política de Unidos Podemos y confluencias se revelará como la única aceptable y digna tanto para España como para Cataluña. Y todos que lo veamos.

(*) De ahí quizá el revelador lapsus de Margarita Robles. No hemos tenido 40 años de dictadura, pero PPSOE-C's, los mercenarios del Régimen, ya están ello.

Soy un fan de Sánchez Mato. Es un crac. Ojalá Sánchez Mato fuera algún día ministro de Hacienda: sería el único capaz de sacar a España del abismo de deuda y del déficit crónico en que nos ha metido el gobierno del PP. Una bomba financiera, que en cuanto suban los tipos de interés y san BCE reduzca sus compras de deuda, vamos a temblar. Es evidente que hay una persecución política implacable por parte del gobierno del PP contra el Ayuntamiento de Madrid en general y contra Sánchez Mato muy en particular. El gobierno del PP le está tomando gusto al 155 y está dispuesto a aplicarlo a todo aquello que no le gusta o no le conviene. María Eugenia R. Palop en su artículo da en la diana.

(8 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 15  _________

El largo y tortuoso camino (7-11-2017)

Iñaki Gabilondo

(Del Virreinato a la Autonomía, y nosotros vamos y nos lo creemos.)

1.
Hemos pasado de un referéndum ilegal pero legítimo, el 1 de octubre, a unas elecciones autonómicas legales pero ilegítimas, el 21 de diciembre. Ilegítimas porque el único órgano que puede disolver el Parlament de Cataluña y convocar elecciones autonómicas es el Govern de la Generalitat. Ni art. 155 ni leches. El art. 155 no puede hacer trizas la Constitución, ni por vía excepcional.

Qué pueden arreglar unas elecciones tan irregulares en su origen, es un misterio. Y con los políticos en la cárcel. ¿Hay transición posible del Virreinato a la Autonomía?

La derecha del PP se ha cargado la Autonomía catalana por ¡dos veces!: la primera mediante la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, la segunda por medio del art. 155. Ya no quedan ni las ruinas de la Autonomía de Cataluña, como esas imágenes de ciudades sirias arrasadas por los bombardeos. Si ese desastre tiene arreglo, veremos cómo.

Pero eso ya no será hasta la III República española. Hasta entonces lo que habrá en Cataluña será un protectorado, en el mejor de los casos. Y con la Armada Piolín en el puerto de Barcelona, por si acaso.

Total, el Estado de las Autonomías ya no existe, ni el municipal, y si no que se lo cuenten al Ayuntamiento de Madrid, al que también le acaban de aplicar el art. 155 (o el 135, da igual). Parece que en el gobierno le han tomado gusto. ¿Quién será el siguiente?

2.
Comentario a Iñaki Gabilondo: el proyecto del gobierno del PP en Cataluña es dividir a la sociedad catalana: independentistas/unionistas. Lo de menos es quien gane las elecciones, porque si se consigue dividir a la sociedad catalana, ya ha ganado la extrema derecha española del PPSOE-C's. La seudoproclamación de independencia ha ayudado mucho en esa división de la sociedad, que prácticamente puede darse por hecha. Por su parte, el gobierno del PP destinará varias décimas de décifit público en financiar banderas españolas en Cataluña para apoyar el bando unionista/fascista el 21 de diciembre. Si Cataluña queda dividida, queda invalidada políticamente e inmersa en un conflicto crónico e insoluble. Eso es de lo que se trata. Y entonces el problema se traslada al ámbito nacional, y ahí es donde el Régimen y el bloque nacional-constitucionalista tienen todas las de ganar. Todo ello es el feliz resultado de incendiar España con el anticatalanismo, espoleta del nacionalismo fascista español. Lo más irresponsable que podía hacer la derecha descabezada y delincuente (ahora ya reconvertida en extrema derecha), aparte de saquear el país, era eso: convertir Cataluña en el responsable de todos los males y en el chivo expiatorio. Los catalanes somos a la extrema derecha española de PPSOE-C's lo que los inmigrantes, refugiados y musulmanes son en Europa y USA para los partidos y movimientos ultranacionalistas y xenófobos. El ¡A por ellos! es el berrido de nuestra extrema derecha. Y ya ha habido, por orden de importancia, un ¡A por ellos! monárquico, otro gubernamental, otro judicial, otro policial, y el definitivo será el ¡A por ellos! del populacho (*) en las elecciones generales. Ese es el plan.

(*) Populacho es el pueblo cuando renuncia a la dignidad. Antonio Machado, si no recuerdo mal, nunca empleó ese término, sino siempre el de "pueblo", quizá por su incurable idealismo, que es el mal de las izquierdas. Pero la derecha, que de idealista no tiene más que lo aprendido en el diccionario, sabe muy bien lo que es el populacho, y muy poco o nada lo que es el pueblo. El populacho en España siempre defenderá a los corruptos y delincuentes. Y también llegado el caso puede devenir en turba violenta (el pueblo, jamás) cuando es azuzado por la derecha que le da de comer las sobras de lo que roba, tal como hemos visto esos días en las calles de algunas ciudades. Pero todo esto es otro post.

3.
En todas partes caben variantes. Si en USA y Europa la extrema derecha criminaliza a inmigrantes y refugiados, y en España a los "separatistas" catalanes (es decir, al 80 % de la población) que pretenden "romper España", en Argentina y Brasil se demoniza y persigue a la izquierda. Cristina Kirchner y su anterior gobierno acumulan 745 demandas judiciales (CFK en cabeza, con 298 demandas), y Lula otro tanto. Puro terrorismo de Estado judicial. Todo vale para tapar la corrupción y desviar el foco hacia abajo, hacia los más débiles y las minorías, en vez de enfocar hacia arriba. En ese aspecto, la extrema derecha delincuente es poco original.

(7 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 14  _________

Fracturas (4-11-2017)

Manuel Castells

Claro que la ultraderecha está en el gobierno (4-11-2017)

Ramón Cotarelo

¿Proyecto de República o República imaginaria? (5-11-2017)

Josep Maria Antentas

¿Proyecto de República o República imaginaria? (5-11-2017)

Constitutivamente incapaz (6-11-2017)

Javier Pérez Royo

Un chiste sobre España y los derechos humano (6-11-2017)

Jesús López-Medel

(Fanfarrias imperiales - 2.)

1.
La España Imperial, reconvertida en Fascista en el siglo XX, frente a la España moderna, democrática y constitucional. Dicho de otro modo: chorizos frente a dignidad. Cuando parece que avanzamos, retrocedemos. ¿Es España irreformable? ¿Estamos condenados a emigrar o a cavar un hoyo y meternos dentro, todo para que un puñado de delincuentes se llene los bolsillos? Porque la historia de España desde el siglo XV hasta hoy ha sido siempre lo mismo: permanente exportación de muertos de hambre mientras un puñado de delincuentes dilapidaba una y otra vez todos los recursos del país. ¿No tendrá fin esa pesadilla? ¿Jamás podremos vivir en España con un mínimo de paz y dignidad? ¿Se podrá algún día ser español y persona a la vez?

2.
Lo más europeo y universal de España es Cataluña. Todo lo demás es folklore. Es por eso que destruir Cataluña es el mayor disparate desde Adán y Eva. Demencias imperiales de cerebros muy escurridos.

Si en la Corte imperial hubiera alguien con dos dedos de frente (?), se preocuparía muchísimo de que Cataluña siguiera en España, tal como es y como desea ser, y a su gusto. Pero en un Imperio solo existe el Emperador y el 1 %, que equivale a la nobleza de antaño. Todo lo demás es pura chusma irrelevante. Y así vamos: imperialmente hacia el cubo de la basura.

3.
Consecuencias de no haber plantado una guillotina a su debido tiempo, como hizo toda Europa. El populacho, embrutecido por la Iglesia, no quiso. Y berreando "¡Vivan las caenas!" trajo de nuevo al Deseado y toda su camarilla. Luego la Reina Castiza, luego el Gutiérrez, luego...

Cómo la Cataluña republicana va a encajar en una Monarquía feudal.

(4 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 13  _________

Una querella y un auto infames (2-11-2017)

Este país apesta a franquismo (3-11-2017)

Javier Pérez Royo

¿Por qué y para qué provoca Rajoy? (3-11-2017)

Fernando López Agudín

Dos autos de prisión y muchas dudas democráticas (3-11-2017)

Joaquín Urías

España, la monarquía postfranquista (2-11-2017)

Suso de Toro

España: atropello e insensatez de Estado (3-11-2017)

Editorial / La Jornada

La nueva polarización (4-11-2017)

Josep Ramoneda

(Al borde del colapso.)

Da la sensación que en España hay un buen puñado de dementes empeñados en un golpe de Estado que nos devuelva al franquismo. El único problema para este autogolpe de Estado es cómo llevarlo a cabo sin hundir los bancos de media Europa. Si no fuera por este obstáculo ahora mismo pondrían en marcha una feroz involución como en Turquía. Revientan de ganas.

Coincido con el análisis de López Agudín: o vamos a un Estado autoritario reedición del franquismo, aun a riesgo de hundir los bancos de media Europa, o Rajoy Brey, el independentista número uno, el que ha logrado más independentistas en Cataluña que ERC en 40 años, se llevará por delante la monarquía. Mi hipótesis es esa última, porque tirar adelante a base de banderas, nacionalismo español y aplicar el 155 a destajo a toda la sociedad disidente, nunca ha acabado bien. No se gobierna con banderas y jueces adictos, sino con política. Pero entre una cosa y otra hay un ínterin de Caos que es donde estamos atrapados y veremos lo que dura.

Excelente el artículo de Joaquín Urías. Todo un apretado resumen de cómo la camarilla ha utilizado el Estado a su antojo.

Josep Ramoneda apunta a una nueva polarización que pudiera extenderse al resto de España, y que a grandes trazos podría expresarse así: fascistas vs. demócratas. Los fascistas ("franquistas", para los hinchas locales) del bloque nacional-constitucionalista, defensores del Régimen corrupto, versus quienes defendemos la democracia, esa democracia constitucional que creíamos instaurada en España desde 1978 pero que se está volatilizando como el éter.

Sobre los presos políticos
Evidentemente, en España no hay presos políticos. No los hay en ningún país del mundo. Excepto, claro está, en Venezuela y Corea del Norte. Pero en Turquía no hay presos políticos, ni en Egipto, ni por supuesto en España... y así sucesivamente.

(2 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 12  _________

Desde Londres con amor (1-11-2017)

John Carlin

Joan Josep Nuet: "Aplicar el 155 siempre ha sido el sueño húmedo del PP" (1-11-2017)

Sato Díaz

(Ese "algo oscuro".)

"hemos descubierto ... algo oscuro en el alma política de este país que hubiéramos preferido no ver" (John Carlin)

1.

Lo que ha descubierto John Carlin es el nacionalismo fascista español, el nacionalismo dogmático de la España Una e Indivisible. El cual tuvo su origen en la dictadura protofascista de Primo de Rivera, lleva cien años en activo y no va a desaparecer. No ha desaparecido con la democracia entre otras razones porque está consagrado de modo inamovible en el artículo 2 de la Constitución de 1978. Ese "algo oscuro" es el nacionalismo fascista que algunos creíamos extinguido, y que Rajoy Brey y la camarilla explotan de manera irresponsable para tapar la corrupción y en beneficio de sus intereses electorales, o los de Ciudadanos y el PSOE, es decir, los partidos del Frente nacional-constitucionalista al servicio del Régimen.

España no es una nación, no pudo serlo cuando se constituyeron las naciones de nuestro entorno en el siglo XIX. No lo permitió la monarquía absolutista española, y los revolucionarios nacionalistas españoles vivieron todo el siglo en perpetua persecución y en el exilio, de aquí para allá, entre Londres y París, y Madrid y la cárcel o fusilados. Cuando la derecha española se decide por fin nacionalizar España, ya bien entrado el siglo XX, es justo cuando con la Primera Guerra Mundial se cerró definitivamente la posibilidad de crear más naciones. Se acabó el siglo XIX y los Estados-nación. El nacionalismo español llegó tarde para crear la nación española, que solo existe en el art. 2 de la Constitución. Y ello a pesar de los 40 largos años de adoctrinamiento nacionalista intensivo bajo la dictadura de Franco. Pero aun así el nacionalismo español llegó para quedarse. Es un nacionalismo sin nación, pero tan nacionalismo como cualquier otro.

El nacionalismo español apareció a destiempo y como reacción a los nacionalismos vasco y catalán (que sí surgieron a su tiempo en el siglo XIX), y en especial contra este último. Esa es una de las claves del nacionalismo español, que lo hacen tan peculiar: es un nacionalismo reactivo. Sólo funciona a la contra. Especialmente a la contra del "separatismo catalán" (Primo de Rivera). El anticatalanismo es el catalizador del nacionalismo español. Sin anticatalanismo no hay nacionalismo español. Eso no lo ha descubierto ahora Rajoy Brey: viene de lejos y el primero en ponerlo en práctica fue Primo de Rivera en los años 20 del siglo pasado. Aznar, el que se cargó el Estatut de Cataluña por medio del Tribunal Constitucional y por ende el Estado autonómico, sabe mucho también de eso y de anticatalanismo. Un Aznar que se ha pasado la vida agitando el espantajo del "España se rompe", y desde luego si no se ha roto España después de semejantes agresiones contra Cataluña y el País Vasco, es porque debe ser prácticamente irrompible. Sin embargo, veremos si con Rajoy Brey no se acaba rompiendo, porque todo tiene sus límites. En resumen: solo contra Cataluña se inflama hasta los topes el nacionalismo fascista español, y ahí es donde estamos.

Digo "fascista" porque no hay otro nacionalismo español (y si me repito, pido disculpas). El nacionalismo de hoy es el mismo que el de Primo de Rivera, el de la Falange de José Antonio y el del franquismo, y es el mismo que el de Aznar, el de Rajoy Brey y el PP, el mismo que el de Rivera y C's, Pdr Snchz y el PSOE, Josep Borrell, Alfonso Guerra y el de cualquier nacionalista español. Es por eso que todos ellos pueden ir detrás de la misma pancarta en la misma manifestación. Pablo Iglesias debe hilar muy fino en esas cosas, no vaya a añadirse a la lista. Es el nacionalismo de la España Una. No hay otro. Tanto es así que en esos días de exaltación nacional y patriótica hemos escuchado por las calles berrear muchos ¡Viva Franco!, ¡Arriba España!, hemos visto levantar el brazo en alto y cantar el Cara al sol en el centro mismo de Madrid. También hemos visto el terror de la violencia fascista en las calles de algunas ciudades. Hemos visto todo lo que no veíamos en décadas y ya no creíamos posible, porque creíamos que España era una democracia. Ese es el nacionalismo español, ese "algo oscuro" que juzgábamos desaparecido pero que no desaparecerá y menos mientras siga consagrado en el art. 2 de la Constitución.

Por cierto, la reforma constitucional que pergeñan PSOE, PP y C's, necesariamente será una reforma involucionista, para reforzar aún más si cabe el carácter antidemocrático de la Constitución de 1978 y remachar el Estado unitario y centralista, borrando definitivamente eso de "nacionalidades" del art. 2, que siempre se le ha atragantado al PP. Demos gracias si no regresamos al Fuero de los Españoles, porque el NO-DO ya lo tenemos, y estamos a un pelo de reeditar el Tribunal de Orden Público y los presos políticos.

2.

El Banco Central Europeo ha desbaratado los planes de la camarilla de arrasar Cataluña por medio del art. 155. Lo que en el discurso de Rajoy Brey en el Senado, por la mañana del día 27, era elecciones autonómicas dentro de seis meses, o para cuando se regresara a la "normalidad", es decir, cuando no quedara ni rastro de nacionalismo en Cataluña, por la tarde, en la comparecencia de prensa después del Consejo de Ministros, se cambió por elecciones el 21 de diciembre. El art. 155 fue cambiado por elecciones autonómicas inmediatas. Todo gracias a san BCE, por lo menos esa es mi hipótesis. El BCE ha obligado a la camarilla a regresar a la "normalidad" en 55 días.

Para algo positivo tenían que servir los bancos. Son quienes marcan realmente las líneas rojas a los disparates de algunos dementes. El plan inicial de la camarilla, de intervención sine die de Cataluña, era un disparate absoluto. Hubiese llevado el país al completo desastre en poco tiempo. Como dice gráficamente Joan Josep Nuet (EUiA / Catalunya en Comú) en la entrevista: "Aplicar el 155 siempre ha sido el sueño húmedo del PP." El plan inicial de arrasar Cataluña da la medida exacta de hasta qué punto están locos de atar quienes manejan el poder en España, y lo difícil que será enviar esos dementes a un establecimiento para alienados. Obviamente, san BCE no está dispuesto a que una pandilla de dementes, chiflados de la España Una, hunda los bancos de media Europa. Ahora muchos respiramos aliviados, pero ¿qué viene a continuación?

Lo que viene a continuación es que la camarilla sigue a piñón fijo. No sabe hacer otra cosa, ni se le ocurren más ideas. Nunca se habían visto tantas banderas españolas y cabe presumir que seguirán con su guerra de acoso y persecución contra Cataluña hasta donde puedan o hasta que nos aburramos todos. Una guerra que sirve para tapar la corrupción, para que no se hable de los problemas reales (estamos en bancarrota), y les da votos. Ese es el futuro. Este es el plan del Frente nacional-constitucionalista de PPSOE-C's que sostiene al Régimen corrupto, y cuya única no-política son las porras, la represión judicial, y el disparatado regreso al Estado autoritario y centralista. Veremos lo que aguanta.

(1 noviembre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 11  _________

Política No-De-Ley (29-10-2017)

Francisco Jurado

Sobre Cataluña, el independentismo y la Constitución (vídeo) (29-10-2017)

Javier Pérez Royo, Joan Subirats y Esperanza Gómez

Declaración de independencia y "coacción federal": la confluencia de dos espejismos (30-10-2017)

Javier Pérez Royo

(Catalanes montados en un Clavileño.)

Hace unas semanas escribí que si en Cataluña se proclamaba la independencia, íbamos a tener un problema monumental. Pues bien, ya tenemos el problema monumental: desde el pasado día 27 de octubre en que el Parlament proclamó la República catalana, una gran parte de la población catalana vive, o cree vivir, en una República independiente. Desde este día 27, todas las disposiciones publicadas en el BOE por el Estado español, no afectan para nada a estos catalanes, lo mismo que no les afectan las disposiciones de cualquier otro Estado extranjero. La tarea de esos catalanes ex independentistas y ahora ciudadanos de la nueva República catalana, es desarrollar esa República, dotarla de contenido por medio de un proceso constituyente, trabajar para que sea reconocida por otros Estados, etc. Se trata de un número muy importante de catalanes, que quizá se corresponda poco más o menos con los antes independentistas, es decir, en torno a un 48 % de la población. En resumen, el problema monumental es este: en Cataluña, casi la mitad de la población ha devenido ilusa, vive en una realidad ficticia, ilusoria, y lo que es peor, está autoexcluida para participar en la vida política real. Como don Quijote montado en el Clavileño, que creía volar por los espacios siderales cuando en realidad no se movía del sitio, casi la mitad de los catalanes viven montados en el Clavileño ilusorio de la República (*).

¿Quién es capaz de convencer a don Quijote de que la caballería andante no existe? Nadie. Es imposible. Si alguien lo intentase, el propio don Quijote se encargaría de demostrarle cuán equivocado está. Sea por las buenas, con razones, o por las malas, con los hechos. Es más: le demostraría que el chiflado no es él, sino que lo somos todos los demás por no reconocer lo evidente: que él es un caballero andante, y basta con tener ojos en la cara para darse cuenta. Nadie va a convencer a los catalanes de que la República no existe cuando fue proclamada por el Parlament el día 27. Por lo tanto Cataluña queda escindida en dos: una mitad trabajando para construir la nueva República en las nubes, y otra mitad (o parte de ella, los autocalificados "constitucionalistas") trabajando no se sabe muy bien para qué, lo más probable es que para cargarse lo que queda aún de Autonomía. Ese es el problema.

Si nos vamos a la otra parte, es decir, al Estado español, está abarrotado de Quijotes. Hasta los topes. Unos creen en la nación soberana, otros en la España Una... Obsérvese la doble chifladura de la "nación soberana", porque ni existe la nación española (ya tengo ganas de escribir un comentario al respecto), ni es España soberana. Si alguien le cuenta a san Mario Draghi que España es un Estado soberano, se desternilla de risa. Quizá no lo haga por educación, pero no por falta de ganas. En cuanto a la "España Una", basta con el País Vasco y Cataluña para demostrar de manera fehaciente que España no es Una sino Tres. Como mínimo. Pero los ilusos de la España Una llevan casi un siglo montados en su Clavileño dando la lata. Por cierto, si algún día hubiese un proceso constituyente, lo primero que deberíamos hacer es cambiar el nombre de España por el de las Españas, en plural, porque eso es lo que es las Españas.

"Soberanía nacional", "nación española", "España Una"...: en España hay Clavileños donde elegir. Ilusos en Cataluña, e ilusos hasta los topes en España. Y ahora, en esos días de Rajoy Brey el Sensato, los ilusos de moda son los extemporáneos de la "nación española". ¡Vivimos en el siglo XIX! Decía alguien que quien no vive las cosas a su tiempo las tiene que vivir a destiempo. Y así se da la patética paradoja, como hemos visto esos días en las demostraciones patrióticas de Barcelona, de arremeter contra los nacionalismos frente a un mar de banderas. Lo grave (y lo peligroso hasta cierto punto) es que los ilusos españoles tienen el Estado a su favor. Pero eso es otro post.

Regresemos a Cataluña. ¿Qué hacer? ¿Qué hacer en un país con cerca de la mitad de su población volando por las nubes montada en el Clavileño de la República? He aquí lo que propongo: cuando después de las elecciones de 21 de diciembre se constituya el nuevo Parlament, lo primero que debería hacerse es anular la proclamación de la República catalana. Retroceder la DUI. Es la manera más rápida y efectiva de descender a tierra, es decir, a una Autonomía catalana reducida a escombros después de haber sido arrasada por un art. 155 fulminante que este sí, no tiene nada de ilusorio ni puede retrocederse. Y quizá nos toque cuatro años de aguantar y padecer la pesadilla de un iluso o una ilusa diciendo tonterías sobre la nación española desde el Govern de la Generalitat. Pero por lo menos estaremos en condiciones de afrontar de nuevo nuestro futuro.

Coda. Quiero expresar una vez más todo mi modesto apoyo y solidaridad con Ada Colau, que recibe ataques desde todas partes. Parece que molesta a muchos. Ánimo. El sarampión fascista pasará pronto, y si hay violencia acabará de golpe, porque ya nadie en ninguna parte soporta la violencia, ni en España ni fuera de ella. El Régimen tiene los días contados, porque lo único que tiene que ofrecer es lo que se vio el 1 de octubre en Cataluña o unos días después en Valencia. Y ningún Estado, si no es Turquía, puede sostenerse a base de policías, represión y ultraderechistas sembrando el terror en las calles de las ciudades como ha ocurrido hoy otra vez en Barcelona.

(*) Digo esto con todo el respeto por las personas que fueron a votar el 1 de octubre en Cataluña. Quizá yo también hubiera ido a votar si estuviera empadronado en Cataluña, primero como protesta contra el PP y segundo para dejar en evidencia a un gobierno inepto y autoritario. Pero soy partidario de un referéndum acordado, realizado con todas las garantías, y por lo tanto que sea reconocido por los organismos internacionales y por ende por los demás Estados.

Y por supuesto coincido con Ada Colau: ni DUI ni 155. Aunque al final hemos tenido una DUI light y un 155 light, muy convenientes para ambos Govern/gobierno, pero con un efecto igualmente hard: la división de la sociedad catalana. Lo cual desde luego beneficia a ambas derechas catalana y española. Total, gana la derecha, la izquierda sigue sin tocar balón. Cuanto antes se baje el independentismo de su Clavileño, mucho mejor.

(29 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 10  _________

El peor 155 posible (27-10-2017)

"Porque me da la gana" (27-10-2017)

La sangre no llegó al río (28-10-2017)

¡Qué bonita es la política! (28-10-2017)

Javier Pérez Royo

No en mi nombre (27-10-2017)

Ada Colau

Después del 155 ¿qué? (28-10-2017)

Fernando López Agudín

(La camarilla y el 155.)

El comportamiento de la camarilla que ocupa el poder (desisto de llamarlo gobierno) es tan irracional que escapa a mi comprensión. A tanto no llego. ¿Cuáles cree la camarilla que serán las consecuencias de la aplicación del art. 155 en Cataluña, sean cuales sean las "medidas" que se adopten? Porque un sujeto racional debe prever las consecuencias de sus acciones. ¿Qué prevé la camarilla que ocurrirá en Cataluña? No hay que ser Nostradamus para pronosticar:

— Una conflictividad social sostenida y en proporción directa a la represión que a la camarilla se le ocurra desencadenar en Cataluña. Sin excluir violencia por las dos partes. Habrá más de otro 1 de octubre. Seremos portada y abriremos telediarios hasta aburrir los medios de comunicación del orbe mundo. Además, una conflictividad inmune a leyes mordaza, piolines, multas, palos y detenciones. Al contrario, lo previsible es que a cuanta más represión, más follón. Dicen que en Cataluña hay 7,5 millones de habitantes, así que vaya calculando el ministro reprobado Zoido la de piolines necesarios para atender los conflictos.

— La economía de Cataluña se verá seriamente afectada. No hay economía que aguante un período tan prolongado de grave conflictividad social. Y evidentemente ello acabará por repercutir en la economía española. La economía catalana no es solo el 20 % del PIB de España, es el "motor" de la economía española. Todo eso está cantado. A no ser que la camarilla piense ejercer en Cataluña una represión a lo bestia como en Turquía, con decenas de miles de detenidos y encarcelados (todos ellos, evidentemente, por delitos de "terrorismo" y contra la seguridad del Estado: en las dictaduras no se andan con rodeos, aquí ya vamos ensayando) y acabar en cuatro o cinco meses hasta con el último disidente en Cataluña. Nueva "paz de los cementerios" y listo. Seguro que a alguien ya se le ha ocurrido porque en el gobierno están sobrados de genios... Y todo esto en un país con un billón de deuda pública, mientras san BCE ya ha anunciado el recorte a la mitad en la compra de deuda. Es espectacular.

¿Es eso lo que pretende la camarilla? Reconozco que me supera. Una cosa es incendiar Cataluña para tapar la corrupción, inflamar el anticatalanismo en el resto del país y azuzar la Bestia del nacionalismo español (todo un clásico de la extrema derecha patria cuando se le ocurre hacer algo que no sea robar), todo ello con el noble fin de arañar unos votos en las próximas elecciones, y otra cosa es hundir la economía catalana, y veremos qué ocurre con la española. Y el remate es que este programa ¡A por ellos! es el de un partido con 900 imputados por corrupción, imputado el propio partido, y ¡5 ministros 5! y un Fiscal General reprobados por el Congreso de los Diputados. Y el PSOE apoyando.

Evidentemente, el Estado tiene capacidad suficiente para arrasar Cataluña y convertirla en Zimbabue. Incluso en una especie de "zona de ocupación", con militares apostados a la entrada de la Diagonal registrando los vehículos que entran y salen de Barcelona, etc. Total, he aquí la situación: una camarilla dispuesta a cargarse una Comunidad Autónoma que es el principal sostén de un Estado en quiebra. Y la Unión Europea ya ha dicho su última palabra: si somos tan idiotas como para suicidarnos, convertir España en un Estado fallido y hacer compañía a Grecia, allá nosotros. Ellos encantados: uno menos.

No sé cómo todavía hay gente con humor para seguir analizando lo que ocurre. Mi conclusión definitiva es que en España el poder está en manos de un puñado de dementes. Fundamentalistas alucinados y locos de atar.

Aún no he escuchado la arenga guerrera de Rajoy Brey en el Senado, pero ya tal. Dice que quiere "salvar Cataluña". De momento se está salvando él de disolver el PP.

Por su parte, el Parlament ha culminado el desastre, y si había alguna comprensión hacia Cataluña en los medios internacionales ahora ya no habrá ninguna. Estupidez máxima por parte del gobierno del Estado y estupidez máxima por parte del gobierno de Cataluña. El lamentable enfrentamiento entre las dos derechas ha acabado de la peor manera de todas las posibles. Fin.

El próximo capítulo, que acaba de iniciarse, lleva este título: el derrumbe del Régimen corrupto y delincuente.

Desde Rajoylandia. Lo último
En su discurso al Senado esta mañana, Rajoy Brey ha dicho que se celebrarían elecciones autonómicas en Cataluña en un plazo máximo de seis meses. Apenas unas horas después, en su comparecencia después del Consejo de Ministros, acaba de decir que las elecciones se celebrarán el 21 de diciembre (!). Las cosas cambian con tal velocidad que uno va al aseo bajo una monarquía y sale del aseo con una República declarada. Sin duda alguien (¿quién?) (*) ha aconsejado a Rajoy Brey el Sensato que la crisis de Cataluña no puede mantenerse abierta por seis meses, o por tiempo indefinido (?), que eso es un disparate, y que hay que cerrar la crisis cuanto antes. Aquello de la "vuelta a la normalidad", etc. Desde luego, es lo más sensato que se ha dicho en los últimos meses. Todo un prodigio. Ahora bien: elecciones, ¿qué elecciones? ¿Con qué partidos? ¿Con qué programas? ¿Qué "normalidad"? ¿Con los dirigentes de algunos partidos en la cárcel acusados de rebelión, que se añadirán a los dos ya encarcelados por sedición? Un misterio. Confieso que no entiendo nada. Creo que nos estamos adentrando en un mundo surrealista, fantástico, otra dimensión... Si ves un elefante rosa volar por el cielo, no te asombres, es todo normal.

Es para preguntarle a Rajoy Brey que defina "normalidad", y si es que incluirá solo a PPC, PSC y Ciutadans (hace unos días Inés Arrimadas se proponía como presidenta de la Generalitat... o "Generalidad"), o quizá incluirá a alguien más... En fin.

Y eso que aún no he formulado la pregunta-bomba: ¿cómo son posibles unas elecciones autonómicas en una República independiente? Eso es de máster.

(*) Cada vez estoy más convencido de que entre el discurso en el Senado de esta mañana y la comparecencia de Rajoy Brey después del Consejo de Ministros esta tarde, ha habido una "mano negra" que ha cambiado radicalmente el plan de intervención en Cataluña: de duro, de derrota total y sumisión incondicional de los indígenas catalanes al Imperio, a light. Alguien de peso (hint: ¿san BCE?) ha visto el disparate y ha llamado al orden: elecciones el 21 de diciembre. Punto. Vuelta a la "normalidad" ya. Ahora bien, veremos qué elecciones y qué "normalidad". Mañana será otro día, porque aún puede haber más sorpresas. Ya puestos... De todas maneras, tendremos Virreinato, jaleo y lío para bastantes semanas.

—¡Con lo fácil que era convocar un referéndum acordado y ganarlo! —exclamó Aquilino.

"¿Hay quien dé más?" Genial el artículo de Javier Pérez Royo, "¡Qué bonita es la política!". Efectivamente, después de 10 días de vértigo, de vueltas y revueltas y de un disparate tras otro, con un poco de suerte, si no nos cae un meteorito encima, el día 22 de diciembre estaremos más o menos donde estábamos el 26 de octubre, es decir, antes de la DUI y el 155. No hay quien lo iguale. En apenas 10 días habremos tenido, en apretado resumen: una I República catalana de 6 segundos y una no-declaración de independencia, una tanda de Imperiales Requerimientos como hacía siglos que no se veían, dos presos políticos, una II República interruptus de 3 días, un súper art. 155 equivalente a una declaración de guerra, pero rectificado a las 8 horas por un mini art. 155 light con fecha de caducidad al mes y medio, un Govern cesado, un Parlament disuelto, una convocatoria de elecciones (!) y finalmente una Virreina de Cataluña por 55 días. Insuperable. El que se aburre es porque quiere.

Sin embargo, el día 22 de diciembre no será exactamente un regreso a la casilla de salida. Habrán cambiado muchas cosas, especialmente debido a la declaración de independencia. Pero esto es otro post.

(27 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 9  _________

Legitimidad en entredicho en el peor momento (24-10-2017)

La tercera mayor estupidez: el 155 (25-10-2017)

Javier Pérez Royo

Dudas y discrepancias (25-10-2017)

Iñaki Gabilondo

Enoch Albertí: "Vivimos una reinvención de la Constitución de 1978" (25-10-2017)

Alejandro Torrús

Estado español contra España (24-10-2017)

Jordi Borja

Jaume Asens: "El PSOE hizo a Rajoy presidente de España y ahora de Cataluña" (26-10-2017)

Sato Díaz

(Mariano Rajoy me quiere gobernar.)

Mariano Rajoy me quiere gobernar
Y yo le sigo le sigo la corriente
Porque no quiero que diga la gente
Que Mariano Rajoy me quiere gobernar

Que hable en castellano, y lo hablo
Que agite la bandera española, y la agito
Que vaya a los toros, y voy
Que baile pasodoble, y lo bailo
Que grite ¡Viva España!, y lo grito
Que grite ¡Viva el Rey! ¿El Rey?
¡No, no, no, no, Mariano Rajoy, que no, que no, que no, que no!

¡Ay! ¿Por qué?

Mariano Rajoy me quiere gobernar ¡Oye!
Me quiere gobernar
Que no que no
Me quiere gobernar

Mariano Rajoy me quiere gobernar
Y yo le sigo le sigo la corriente
Porque no quiero que diga la gente
Que Mariano Rajoy me quiere gobernar

Iñaki Gabilondo coincide con Ada Colau: ni DUI ni 155. Coincide también con tantísimas personas sensatas dentro y fuera de Cataluña. Supongamos el milagro de que no hubiera ni declaración de independencia en Cataluña ni aplicación del art. 155 (que en la práctica supone poco menos que una derogación de la Constitución: una auténtica arma de destrucción masiva de la democracia). ¿Entonces qué? Entonces lo siguiente:

— Habría que reconocer que hay un problema político en Cataluña. Pero es que este problema político es monumental. Un problema que desde 2010, y especialmente desde 2011 a partir del gobierno de Rajoy Brey, ha crecido de modo desorbitado: a) casi la mitad de la población catalana ha desconectado de España, b) el 80 % de la población catalana no acepta la actual relación de Cataluña con el Estado. Lo que ha hecho el gobierno de Rajoy Brey el Sensato es mirar para otro lado cuando no ningunear aún más a los catalanes y echar más gasolina al fuego, de manera interesada, avivando el anticatalanismo y la Bestia del nacionalismo español más retrógrado (que tampoco es que haya otro). Y cuando por fin el gobierno se decide hacer algo, no se le ocurre otra cosa que considerar el problema político como un problema de orden público (doctrina clásica de la extrema derecha patria) y enviar los tanques del art. 155, lo cual es estropearlo todo de manera definitiva, a no ser que el gobierno tenga en mente regresar a la España Una franquista: ese es el proyecto demente que parece titilar al fondo.

Ahora bien, desmantelar el Estado autonómico no equivale a regresar al Estado unitario, sino a quedarnos sin Estado, y eso tiene el nombre de Estado fallido. Un Estado fallido gestionado arbitrariamente (que no gobernado, porque no es posible) por una camarilla, que es el equivalente del gobierno en los Estados fallidos.

— Ahora bien, suponiendo el milagro (y ya van dos milagros) de que el gobierno reconociera que en Cataluña hay, efectivamente, un problema político, ¿qué habría que hacer? En un Estado democrático, lo que corresponde en esos casos es sentarse a una mesa a buscar una solución. ¿Quiénes? Representantes del Parlament catalán y del Congreso de los Diputados español: esos son los representantes de la soberanía y los únicos que pueden dar una respuesta legítima a los problemas políticos que sean.

— Eso último lo digo de modo provisional: no está claro el quiénes. Lo que está claro es que en ningún caso debería plantearse como una negociación entre gobiernos, español y catalán. El problema político planteado en Cataluña afecta a los arts. 1 y 2 de la Constitución, y ello equivale a abrir un proceso constituyente en toda regla. Y ya puestos, en ese proceso constituyente quizá habría que empezar por el principio: un referéndum sobre la forma de Estado, que es lo que no se resolvió en 1976.

— Pero todo esto no es posible si antes no se detiene en seco el enfrentamiento suicida: ni DUI ni 155.

Y ya no sé cuántos milagros van, he perdido la cuenta.

(25 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 8  _________

Llueve sobre mojado (22-10-2017)

Javier Pérez Royo

El artículo 155 o la democracia en suspenso (22-10-2017)

Jaime Pastor

El procés nos divide, pues claro (22-10-2017)

Suso de Toro

El 155, candado de los nacionales (23-10-2017)

Fernando López Agudín

Golpe de Estado desde el Estado (23-10-2017)

Josep Maria Antentas

7 consideraciones sobre la crisis catalana. Carta abierta a las inscritas y los inscritos de Podemos (23-10-2017)

Pablo Iglesias

La plurinacionalitat era això (23-10-2017)

Joan B. Culla

Sólo el diálogo puede llevar estabilidad a Cataluña y la UE es parte de la solución (23-10-2017)

Iñigo Urkullu

(El problema: el Estado fascista.)

El Estado español es fascista. Y utilizo el término fascista no como figura retórica, sino con todas sus letras y su significado. También con conocimiento histórico. El Estado español es fascista porque adopta el núcleo duro del fascismo español: el dogma de la unidad e indivisibilidad de la nación (art. 2 CE). El dogma de la unidad de España es incuestionable, intocable. El dogma de la unidad de España está por debajo de Dios y quizá —no estoy seguro— del rey, pero por encima de todo lo demás. Está incluso por encima de las vidas de 7,5 millones de catalanes, o de quien sea. El art. 8 CE obliga a las Fuerzas Armadas a defender por la fuerza la "integridad territorial" contra cualquier intento de secesión, como recuerda día sí y otro también la ministra Cospedal, un artículo inexistente en las Constituciones democráticas de nuestro entorno.

El gran drama de España es que frente a este Estado fascista secular no hay oposición. La única oposición al Estado fascista, y a los partidos políticos que lo sostienen, PP-PSOE-C's, ha surgido de la sociedad catalana de manera mayoritaria. El art. 155 se ha puesto en marcha precisamente para aplastar a esa sociedad catalana disidente enfrentada al fascismo del Estado, y volverla al redil, a la "normalidad" institucional, según el sobredicho Estado. El art. 155 es el ¡a por ellos! de todo el Estado contra Cataluña, el último bastión democrático (y republicano) en España. Veremos hasta dónde llega la violencia del Estado y si puede someter por la fuerza a 7,5 millones de catalanes. Lo dudo. Hace tiempo que pronostiqué que el problema de Cataluña se llevaría por delante a la derecha inepta, corrupta y delincuente española y arrastraría con ella a la monarquía. ¡Pero cuánto sufrimiento todavía!

¿No es posible hablar de la unidad de España, no se puede poner en cuestión la sacrosanta unidad de España? Porque ahí está todo el problema territorial de España, permanentemente insoluble. Sin embargo, en un Estado democrático es posible hablar de TODO. Esto es lo que se complace en ignorar, o aparentar que ignora, Rajoy Brey el Sensato y futuro virrey de Cataluña. En un Estado democrático se puede hablar de todo sin excepción, incluso si afecta al art. 2 de la Constitución. Incluso si afecta a la soberanía nacional (art. 1.2 CE). No hay nada de lo que no pueda hablarse y discutirse en un Estado democrático. Por lo menos en determinadas circunstancias, y el problema de Cataluña (y del País Vasco) es sin duda una de esas circunstancias, porque está en juego toda una Comunidad Autónoma y la dignidad y la convivencia pacífica de 7,5 millones de ciudadanos: un asunto que afecta de manera muy grave a todo el Estado. Ahora bien, lo que no es posible, desde luego, es hablar de la unidad de España con un Estado fascista y con partidos políticos que, aunque se califiquen a sí mismos de demócratas, aceptan a pies juntillas el dogma central del fascismo español. Y la primera consecuencia práctica de este dogma es que cualquier asunto que afecte a la unidad de España o a la soberanía nacional no es, no puede ser bajo ningún concepto, un problema político, sino un problema de orden público, y como tal problema de orden público ha de ser tratado. Esta es la doctrina de la derecha fascista española desde Primo de Rivera hasta hoy y que defienden con fervor los partidos nacional-constitucionalistas PP-PSOE-C's (por cierto, escuchando a Rajoy Brey esos días, uno cree retroceder a los años 20 del siglo pasado, porque se repiten idénticos discursos). Y este es el problema. No hay otro.

España no es, quizá no lo ha sido nunca, un Estado democrático, como reza la Constitución (art. 1.1), sino un Estado fascista más o menos solapado, y ello es así por lo menos desde la dictadura de Primo de Rivera, continuada por la larga y criminal dictadura de Franco después del efímero paréntesis de la II República. Luego, el blanqueo de la Transición ha durado lo que ha durado: primero Alianza Popular y después el Partido Popular se han encargado de que durara lo menos posible. Y ahora, vuelta a las andadas. Con esa carta blanca del art. 155, que habilita al gobierno del PP para hacer lo que le venga en gana, es cuando el Estado fascista mostrará de nuevo su cara. Ya hubo un anticipo el 1 de octubre (y por eso algunos países de la UE se escandalizaron) y con el encarcelamiento de los dos dirigentes pacifistas catalanes. Veremos hasta dónde está dispuesto a llevar la brutalidad el Estado, y hasta dónde un partido como el PSOE está dispuesto a apoyarla, sin que sus bases se rebelen, que ojalá sea ahora mismo.

Nota bene. Si alguien prefiere emplear la expresión Estado autoritario en vez de Estado fascista, no tengo ninguna objeción. Sin embargo, prefiero utilizar la expresión Estado fascista porque en España, a diferencia de otros países europeos, el fascismo ("franquismo", para los hinchas locales) ha pervivido felizmente hasta hoy por simple inercia social y por no haber sido condenado jamás desde el Estado. Seguimos siendo diferentes, y Muñoz Molina no debería extrañarse si se lo recuerdan cada vez que cruza los Pirineos.

Importante la observación de Enric Juliana (Coerción para todos): el art. 155 se extenderá a todo el reino, aunque sea bajo "modo preventivo". Es evidente que el autogolpe de Estado involucionista no se detendrá en Cataluña. Por eso necesitaban atar al PSOE. Y otra observación: el gobierno de ocupación en Cataluña es definitivo, no tiene vuelta atrás. Como advirtió Meneses hace ya unos años, esos no se van a ir. Son golpistas natos.

Respuesta a Iñaki Gabilondo: no son necesarios tantos dibujos ni tantas sutilezas. El art. 155 significa lisa y llanamente el desmantelamiento de la autonomía de Cataluña, su sustitución por un gobierno de ocupación, y policías y jueces para sofocar los conatos de revuelta. O el ejército. Eso es todo. Ahora bien, los juristas y demás se pasarán la vida discutiendo menudencias, pero la realidad es esta. El art. 155 es una carta blanca al gobierno para ejecutar lo que le venga en gana y hasta cuando le dé la gana, ni más ni menos. El art. 155 es un arma de destrucción masiva del Estado democrático o lo que quedaba de él en España. Por eso da igual lo que diga o haga Puigdemont: su aplicación estaba ya decidida desde hace tiempo, quizá desde el mismo día del discurso del rey el pasado 3 de octubre. El art. 155, la liquidación de la autonomía de Cataluña y a la que seguirán las demás autonomías, es la respuesta del Estado inepto y fascista a la humillación padecida el 1-O.

Muy bien el análisis de Fernando López Agudín, aunque a mí ya me gustaría ser tan optimista. Quizá fracase el Estado en Cataluña, como fracasó estrepitosamente el 1-O, pero en el resto de España, ese "rabo de Europa por desollar"... Ojalá. De momento, con el nuevo Largo Caballero bendiciendo entusiasmado al PP, el pacto de San Sebastián está a mil años luz. "Pero en cuanto avance el 155, veremos lo que ocurre": pues ocurrirá que el PSOE se mantendrá amarrado al PP y a la monarquía hasta que vea el Titanic del Régimen hacer aguas. Entonces sí, correrá a apuntarse al pacto de San Sebastián o a lo que sea. Lo peor del PSOE es que ya ni sorprende a nadie. En cuanto a "la solidaridad de los demócratas españoles"... Lo dicho: ojalá y que lo veamos.

Asimismo muy bien el análisis de Josep Maria Antentas.

(22 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 7  _________

Intervención (21-10-2017)

Manuel Castells

Alea jacta est: ya sabemos lo que significa el 155 (21-10-2017)

La Constitución Territorial no puede ser propiedad privada (21-10-2017)

Apariencia de justicia (22-10-2017)

Javier Pérez Royo

Poder absoluto en Cataluña para Mariano Rajoy (21-10-2017)

Ignacio Escolar

Artículo 155: Cataluña vuelve a la resistencia (21-10-2017)

Josep Carles Rius

(Hacia el Estado fallido.)

Hoy el gobierno del PP ha decretado el fin de la democracia y el inicio del Estado fallido en España.

En cuanto a lo primero es obvio: cuando un Estado opta por la violencia para resolver los problemas políticos, deja de ser un Estado democrático. En un Estado democrático (art. 1 CE) la política debe ser el único instrumento para resolver los problemas políticos, SEAN CUALES SEAN esos problemas, quepan o no en la Constitución o la desborden. Lamentablemente, no es nuestro caso.

Ahora bien, para llegar a donde estamos el gobierno del PP ha necesitado poner todas las instituciones del Estado a su servicio, desde el Tribunal Constitucional a la Fiscalía, y lo mismo respecto del Poder Judicial, empezando por el Consejo General del Poder Judicial. En España ya no hay apenas Estado, sino solo un "gobierno" que actúa a discreción (entre comillas "gobierno", porque no puede haber gobierno sin Estado, sino una simple banda o camarilla que ocupa el poder).

Las medidas adoptadas hoy liquidan de cuajo el único Estado que aún nos quedaba: las autonomías, empezando por la autonomía clave de Cataluña. (La pretensión del gobierno es clara: arrebatar el control político de Cataluña a los catalanes y convertir Cataluña en una especie de virreinato. El conflicto está garantizado, como no puede ser de otra manera, porque Cataluña no es la Cuba de la Regente María Cristina.)

Culmina así el largo recorrido emprendido por algunos dementes desde el inicio mismo de la democracia: desmantelar el Estado democrático de derecho surgido en 1978 y regresar al Estado preconstitucional, unitario y centralista (y, por supuesto, corrupto). Ahora bien: cuando se desmantela el Estado no se regresa a ninguna parte, sino que simplemente nos quedamos sin Estado. Y un país sin Estado es un Estado fallido. Esta es la situación actual.

Franco liquidó el Estado democrático republicano y construyó un Estado y una legalidad nuevas a partir de cero. Pero aquí no hay construcción de ningún Estado nuevo, sino simple desmantelamiento del Estado democrático y su sustitución por una camarilla de rateros y delincuentes. En realidad, asistimos esos días al último acto de un prolongado golpe de Estado pergeñado por los golpistas de siempre. No hace falta saber ni quiénes son: son simplemente un puñado de dementes que nunca aceptaron el Estado constitucional de 1978 y se han pasado 40 años conspirando para regresar al Estado franquista corrupto a fin de seguir robando impunemente. Es el contragolpe de los chorizos y corruptos para perpetuarse en el poder. Eso es todo.

Quizá a muchos les parezca exagerado ese cuadro. Lo resumo así: lo que nos espera es el CAOS. Porque un Estado fallido es eso: caos. El desbarajuste económico inminente será el canario en la mina de esta nueva situación.

Coda
En cuanto a la pretendida convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña en el plazo de seis meses, es tan surrealista que ni se entiende. Todos los partidos políticos catalanes son abiertamente disidentes, por decirlo así (es decir, los que no defienden la independencia, defienden el referéndum de autodeterminación), exceptuando PPC y Ciutadans (y un PSC definitivamente desquiciado), en correspondencia con una sociedad catalana disidente: un 80 % no acepta la "legalidad" española, ni tiene la más mínima intención de "regresar" a ninguna legalidad, PORQUE NO NOS DA LA GANA. Porque para el 80 % de los catalanes la Constitución española, así como un Estatut impuesto por el PP a través del Tribunal Constitucional, y la monarquía, forman parte irreversible del pasado. Un pasado muerto y finiquitado. En este contexto, ¿qué elecciones autonómicas se pretenden? A no ser que se ilegalizaran los partidos disidentes, que en Cataluña son TODOS, excepto los mencionados PPC y Ciutadans. ¿Se pueden convocar unas elecciones autonómicas con solo PPC y Ciutadans? Por lo visto, para Rajoy Brey, sí. Lo dicho: surrealista. Por lo tanto, esa supuesta convocatoria de elecciones es una tomadura de pelo como la copa de un pino. No habrá tal convocatoria de elecciones.

Lo único cierto e indubitable es que hoy se ha liquidado la autonomía de Cataluña, y esta liquidación es definitiva. Cataluña nunca volverá a tener autogobierno, por lo menos dentro de este no-Estado. Si hoy ha habido algún golpe de Estado con el art. 155, es este. Y esta liquidación de las instituciones catalanas es, como he dicho arriba, la culminación del desmantelamiento del Estado democrático de derecho surgido en 1978, y el final de trayecto de esta aventura demente es el Estado fallido, y por supuesto autoritario, mientras exista.

(21 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 6  _________

Cataluña, una modesta propuesta para salir del laberinto (conferencia) (17-10-2017)

La castración del nacionalismo catalán (20-10-2017)

Javier Pérez Royo

A Chance to Defuse the Catalonia Crisis (19-10-2017)

Editorial / The New York Times

(Art. 155 y pico.)

Crónica del día
La Unión Europea ha dado carta blanca a Rajoy Brey para que deporte a 375.000 catalanes a la isla de Fuerteventura, o, en general, para que haga lo que le dé la gana en Cataluña, que eso es lo que significa en la práctica el art. 155 CE. Bajo ningún concepto la UE apoyará a Cataluña, ni mediará en diálogos, porque ello equivaldría a desencadenar una ola de secesiones en toda Europa. Por lo demás, Francia y Alemania coinciden: si España es tan idiota que se quiere suicidar hundiendo a Cataluña y hacerle compañía a Grecia, allá nosotros.

Por lo que respecta al gobierno español, nunca ha habido en Cataluña un problema político, porque no puede haberlo: la indisoluble unidad de la nación no es un problema político. Para el gobierno español no hay, ni puede haber, más que un problema de orden público, sea bajo formas de revuelta, motín, asonada, levantamiento sedicioso, insurrección, etc. Lo mismo pensó en su día Primo de Rivera. Y el tratamiento a estos problemas por parte del Estado es bien conocido, y ahora con la bendición de la UE lo mínimo que cabe esperar en Cataluña es una masacre. Por supuesto, si hubiera violencia por parte del Estado, la UE se rasgaría las vestiduras de manera conveniente.

Y mientras escuchaba en la tele esas noticias de la cumbre europea, justo acababa de leer un antiguo artículo del catedrático Javier Pérez Royo, "Momento desconstituyente" (El País, 7-12-2013), donde ya advertía: "Se está haciendo uso del conflicto con Cataluña para imponer una agenda, no reformista sino reaccionaria, en todos los terrenos." Está claro, y si eso era en 2013, figúrate ahora.

Importantísima conferencia de Javier Pérez Royo: Cataluña, una modesta propuesta para salir del laberinto. La recomiendo encarecidamente (la duración de la conferencia es de una hora más luego un turno de preguntas de otra hora).

(19 octubre 2017)


Tras 40 años de impunidad franquista, es hora de los Derechos Humanos (17-10-2017)

Alberto Garzón / Esther López Barceló / Rafael Escudero

 

___  Crisis de Estado - 5  _________

Ada Colau: "La reforma constitucional no puede ser la excusa para no buscar un referéndum pactado" (14-10-2017)

Neus Tomàs / Yeray S. Iborra

Contextualizando la crisis en Cataluña (15-10-2017)

Descubriendo los límites (15-10-2017)

Javier Pérez Royo

Entrevista con Jordi Muñoz: "El independentismo se ha convertido en un elemento estructural de la sociedad catalana" (15-10-2017)

Carles Bellsolà

"La democracia es el imperio de la ley, pero también la aceptación ciudadana." Intervención de Aitor Esteban (PNV) en el Congreso (11-10-2017)

Carta de respuesta de Puigdemont al requerimiento del gobierno (16-10-2017)

Javier Pérez Royo: "Si se activa el 155 sabemos cómo entramos, pero no cómo vamos a poder salir" (16-10-2017)

Al Rojo Vivo

155: por qué no (16-10-2017)

El poder judicial se anticipa a la coacción federal (17-10-2017)

Javier Pérez Royo

España y el quién de los españoles (16-10-2017)

Carolina Bescansa

Prisión para Cuixart y Sánchez, el error que puede ser definitivo (17-10-2017)

Josep Carles Rius

Jaume Asens: "El 155 puede llevar a una situación de ocupación con un gobierno títere" (17-10-2017)

Aitor Riveiro

Xavier Domènech: "El PSOE no puede abrir el melón constitucional desde el apoyo al 155" (18-10-2017)

Pedro Vallín

(Hacia atrás.)

Tuit 1
El problema de Cataluña es el problema de España y solo tiene dos soluciones: hacia adelante o hacia atrás. Hacia adelante quedó bien expresado en el lema que Ada Colau colgó en el Ayuntamiento de Barcelona y que algunos energúmenos intentaron arrancar: "Más democracia". Hacia adelante significa una España completamente nueva y sobre todo definitivamente democrática. Hacia atrás, mejor ni mencionarlo: solo quienes suspiran por un Estado autoritario pueden sentirse a gusto en la España a la que nos conduce el PP-PSOE-C's. Hacia atrás es, en suma, el regreso al franquismo, aunque maquillado para hacerlo compatible con la UE mientras dure, maquillaje que no es demasiado difícil a la vista de lo ocurrido en Hungría y Polonia. Esa es la gran aspiración de la derecha española desde 1975 y que ahora está a un paso de ver cumplida. Ahora bien, quien decidirá será la sociedad española. De momento, vamos hacia atrás de manera brutal.

Tuit 2
El Estado ha optado por la vía de la violencia en Cataluña, y Cataluña ha optado por la vía pacífica, como ha hecho siempre. Ahora el Estado ha encarcelado a dos destacados dirigentes pacifistas. Son los responsables de las múltiples "cadenas humanas", marchas, diadas, multitudinarias manifestaciones cívicas y otros diversos folklores pacíficos con que se ha canalizado el descontento de los catalanes durante años. Imputar el delito de sedición a los dos líderes es esperpéntico: es como imputar el delito de rebelión armada a Gandhi. El Estado quizá calcula que descabezando a los dos dirigentes pacifistas estalle la violencia en Cataluña. Podría ser. ¿Quiénes saldrían ganando con ello? Solo quienes utilizan el enfrentamiento en Cataluña para desmantelar la democracia en España y regresar al Estado preconstitucional, centralista y corrupto propio del franquismo. Esos son los ganadores. Todos los demás, perdemos. Todos: españoles, catalanes, todos.

Cataluña es el payaso de las bofetadas que sirve de excusa perfecta para rematar la involución democrática en España. Porque el problema no es Cataluña, es España. Quiénes están detrás de este golpe no lo sabemos, pero tenemos ya una certeza: son franquistas que nunca han aceptado el Estado constitucional y se han pasado 40 años anhelando el regreso al Estado corrupto de Franco.

Tuit 3
Estoy de acuerdo solo parcialmente con el análisis de Josep Carles Rius. El objetivo de determinadas personas (¿quiénes?) respecto de Cataluña es incendiar la autonomía tanto como puedan. No es solo suspender el gobierno autonómico, es crear en Cataluña una situación de represión y de extrema violencia tal que destruya por completo la cohesión de la sociedad catalana. No son solo algunos dirigentes o algunos partidos políticos lo que les preocupa: lo que les preocupa, el problema de verdad, es la sociedad catalana toda ella, que si no encaja en el Estado monárquico, se destruye a esa sociedad levantisca y listo. Y los dementes que manejan esa aventura suicida saben dónde y qué atacar para conseguir este destrozo (ahora barajan acabar con el "adoctrinamiento" en las escuelas: por lo visto, quieren imponer que los niños catalanes escriban todos los días, mil veces, "Viva el Rey", y por supuesto en castellano). Es evidente que esta destrucción de Cataluña repercutirá en España. Pero les da igual. Porque el objetivo es regresar de todas todas al Estado predemocrático y mantener bien amarrado en sus manos el poder del Estado, obviamente a fin de garantizar la impunidad y seguir robando, que es el fin de todas las dictaduras desde que el mundo es mundo. Y Cataluña, los catalanes, somos el último obstáculo. Más de una vez en esos días, el 1 de octubre en Cataluña me ha recordado las revueltas populares del parque Gezi en Estambul en 2013, y la brutal represión del Estado (en apenas dos semanas, 11 muertos, 8.000 heridos y 11.000 detenidos), que fueron el inicio de la terrible involución del régimen de Erdogan. ¿Es el 1 de octubre nuestro Gezi? Que en todo este proceso España se vaya por el desaguadero detrás de Cataluña, eso es lo de menos para el puñado de dementes responsables de todo este desastre.

Tuit 4
En cuanto al PSOE, creo que ya ha elegido lo que quiere ser de mayor, y ha elegido ser el palanganero del PP. No es ninguna sorpresa. El PSOE ya tiene sobrada experiencia de colaborar con dictaduras, por ejemplo la de Primo de Rivera en 1923. Y le fue muy bien. Calculan que cuando caiga el actual Régimen de puro podrido, entonces se sumarán a otro Pacto de San Sebastián, y pelillos a la mar. Así es la alegría de ese partido que encima tiene el cuajo de enarbolar el lema "Somos la izquierda". Pues no: sois la vergüenza y el sonrojo de la izquierda, el partido palanganero del PP y del Régimen podrido y autoritario que se avecina, y el responsable número uno de que hoy mismo no podamos vivir con un mínimo de dignidad en España.

(16, 17 y 18 octubre 2017)

 

Proposición no de ley por la que se insta la tipificación penal de la exaltación o apología del franquismo, el nazismo y el fascismo (12-10-2017)

Unidos Podemos - En Comú Podem - En Marea

 

Bill Mitchell: "En cuanto Bruselas fuerce de nuevo la austeridad, España volverá a la situación de 2010" (11-10-2017)

Andrés Villena Oliver

 

___  Crisis de Estado - 4  _________

The Guardian view on Catalan independence: time to talk (11-10-2017)

Editorial / The Guardian

Rajoy ahoga el diálogo (11-10-2017)

José Antich / Editorial

Javier Pérez Royo: "Si se aplica el 155, la reforma de la Constitución nacerá muerta" (12-10-2017)

Versió RAC1

(Fanfarrias imperiales.)

Tuit
Sabíamos que la derecha española era inepta, pero ahora descubrimos que tampoco sabe leer. Una declaración de independencia es algo así como: "Este Parlamento proclama solemnemente la República Catalana independiente." ¿Puede alguien decirme dónde está esto en el discurso de Puigdemont? NO HUBO NINGUNA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA. No es necesario consultar a los Siete Sabios para averiguar eso. Basta con no ser un analfabeto. Y la mejor demostración está en que dos millones de independentistas catalanes que pensaban acostarse republicanos, se acostaron monárquicos, para su desgracia. Por lo tanto, venir ahora con "requerimientos" y leches SON GANAS DE TOCAR LAS PELOTAS. Discúlpeseme el lenguaje. Ahora bien, la cuestión es que Rajoy Brey y su PP van a piñón fijo: APLASTAR Cataluña hasta que "cautivos y desarmados" los catalanes hinquemos la rodilla en el suelo y juremos fidelidad eterna al Régimen y a la Corona. Y solo después, si acaso, se nos concederá la gracia de seguir respirando. Y de "autonomía" ni hablar, porque eso es la España Una. Esa es la vía de Rajoy Brey el Sensato para arreglar el problema de Cataluña. Delirante. Si alguien creía que ya lo había visto todo, se equivoca.

En el editorial de The Guardian hay una observación importante que a lo mejor pasa desapercibida: "The events of the past weeks should be a warning of how quickly and easily matters can slip out of control." Out of control: es decir, si hay violencia en Cataluña —y si prosigue la represión del Estado contra Cataluña pudiera haberla—, será muy difícil una solución política del conflicto. Esto significa que la violencia y el conflicto se van a cronificar sin posibilidad de solución, con todas las consecuencias que ello supone, tanto para Cataluña como para España. Los dementes de La Moncloa deberían tener muy en cuenta las consecuencias de insistir en la vía de la represión en Cataluña, y dejar de jugar a franquistas, porque pudiera llegarse a un fatal punto de no retorno (*).

La conclusión de The Guardian coincide con lo expresado por todo el mundo en estos últimos días: "This is a dangerous and volatile moment for both Madrid and Barcelona. Both sides should keep calm and negotiate." Por lo que respecta al presidente de la Generalitat, ha dado un paso atrás, aunque a Rajoy Brey el Sensato no le guste, y mande "requerimientos" y estupideces. Ahora bien, si el gobierno insiste y suspende la autonomía y el gobierno de Cataluña, detiene a políticos y representantes ciudadanos, infesta de policías armados hasta los dientes las pacíficas calles de las poblaciones —asustando a los niños y niñas que van al colegio donde los adoctrinan con antiespañolas enseñanzas como inglés, matemáticas, física, biología, etc.—, y otros disparates que se les ocurra a las mentes escurridas del Frente Nacional (ya tuvimos una demostración el 1 de octubre), sería la catástrofe. No será que no hayamos sido advertidos desde los cinco continentes, incluido el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

En Cataluña los políticos van a remolque de la sociedad civil, y no al revés, como creen en La Moncloa y quienes defienden la pintoresca teoría de los abducidos. De manera que si se inhabilita o encarcela a los políticos, no habrá interlocutores y el Estado deberá enfrentarse a 7 millones de ciudadanos, porque no se olvide que no son solo los independentistas los descontentos, sino el 82 % de la población catalana. Siete millones de catalanes cuya bandera común no es la independencia, sino la dignidad. Pero como dice José Antich en su editorial: "Madrid vive ... en otro mundo. En su mundo. Juega otra liga: la de aquel que no quiere oír lo que sucede a su alrededor y va a piñón fijo." Es la España Imperial, que en su delirio secular ha confundido Cataluña con la Cuba en tiempos de la Regente María Cristina. Fin.

(*) Para someter Cataluña, Franco necesitó una guerra y 150.000 catalanes desaparecidos, entre muertos y exiliados, sobre una población entonces de 3 millones. Un 5 %. Si proyectamos esas cifras, para someter Cataluña a la fuerza habría que liquidar a 375.000 catalanes. Queda muy claro que la vía de la represión es la vía de los dementes. No tiene ni discusión.

(12 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 3  _________

Discurso de Carles Puigdemont en el Parlament de Catalunya (10-10-2017) vídeo

Texto escrito aquí (en catalán)

Escocia y Cataluña: ¿dónde está la diferencia? (10-10-2017)

La hora de los parlamentos
(11-10-2017)

Javier Pérez Royo

Zona Tusk (11-10-2017)

Enric Juliana

Paso atrás del Govern: ¡a negociar! (11-10-2017)

Editorial / ctxt.es

(La florentina no-declaración de independencia.)

Tuit de urgencia
Efectivamente, en lo tocante a la independencia, Puigdemont ha hecho una declaración "florentina", en la mejor tradición italo-balear-valenciano-catalana: por una parte, en vista de los resultados del referéndum del 1 de octubre dice asumir el mandato para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República, y por otra parte propone al Parlament que suspenda la declaración de independencia para dar una oportunidad al diálogo y a una solución acordada.

Yendo a lo que importa: objetivamente no ha habido ninguna declaración de independencia por parte del presidente del Parlament de Cataluña, si bien es cierto que tampoco ha renunciado a ella. Ahora bien, lo importante, en mi modestísima opinión, creo que es lo primero. Así pues, si a partir de aquí el gobierno del Estado emprende acciones, las que sean, contra Puigdemont o las instituciones catalanas, hará buena mi tesis de que lo que se pretende es pegar fuego a todo con cualquier excusa. Sería otro grave error por parte del gobierno.

Tuit 2
1) Ha hablado Rajoy Brey el Sensato. Dice querer "poner fin a la situación que se vive en Cataluña". ¿Cómo? Con decenas de miles de policías y guardias civiles, ejército, represión judicial y suspensión de las instituciones autonómicas. Eso para empezar. Gasolina a tope. Todo muy democrático. Lo de "La calle es mía" de Fraga va a parecer un chiste. Quiere hundir la economía española y está decidido a hacerlo. España hundida antes que rota. La política no existe. Si el Sensato va a seguir por ese camino, y es seguro que va a seguirlo, y con el PSOE de palanganero (qué triste fin para un partido), nos esperan momentos dramáticos. Literalmente de extrema pesadilla.

2) No va a "ponerse fin a la situación que se vive en Cataluña" hasta que en Cataluña haya un referéndum acordado, con todas las garantías. Los catalanes, todos, deben decidir su relación con España. Si el gobierno del Estado tiene miedo a las urnas, debe irse a su casa. Algún día habrá algún gobierno en España que entienda lo elemental, como ocurrió en Reino Unido y Canadá. Pero entre hoy y ese día nos aguarda un calvario.

Tuit 3
He escuchado de paso, porque casi nunca veo la tele si no es al Gran Wyoming, a la señora Margarita Robles (PSOE) en el Congreso proponer una reforma constitucional. Se veía venir hace tiempo. Cuando no se sabe qué hacer, se hace una reforma constitucional. Ahora bien, ¿qué puede esperarse de una reforma de la Constitución pergeñada por el Frente Nacional de PPSOE-C's? Muy fácil: el Fuero de los Españoles. Sin embargo, señora Robles y demás, un muerto no se reforma, se entierra.

Muy bien las intervenciones parlamentarias de Xavier Domènech (En Comú Podem) y Aitor Esteban (PNV).

(10 y 11 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 2  _________

Declaración institucional de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona (9-10-2017)

Por qué es necesario un referéndum sobre la monarquía (9-10-2017)

Javier Pérez Royo

Whither Now Democracy in Spain? An Open Letter to Spain and Catalonia (9-10-2017)

Nobel Women's Initiative

La hora de la verdad (10-10-2017)

Editorial / La Vanguardia

Otra vez el Cara al sol (10-10-2017)

Luciano G. Egido

La patada en la puerta (24-9-2017)

Alfons Cervera

Cataluña, y como Rajoy se disparó en los pies (10-10-2017)

Iván H. Ayala / Giusepe Quaressima

(Incendiarios, ¿para qué?)

Todo el mundo mira lo que hace o hará Puigdemont y Cataluña y nadie mira lo que está haciendo el gobierno y el PP. Y lo que hace el gobierno del PP con el rey al frente, con la excusa de Cataluña, es pergeñar un autogolpe de Estado para acabar de una vez con la democracia instaurada en 1978, todo ello so capa de la defensa de la ley y de una Constitución que ya está definitivamente muerta. Autogolpe que acabará como el rosario de la aurora porque la sociedad española quedará tan dividida y enfrentada como la catalana. O más, porque en España no existe el civismo democrático que hay en Cataluña. Cataluña puede soportar esa escisión social, pero España, no. La Bestia, el nacionalismo fascista español, extremadamente violento y antidemocrático, nada tiene que ver con el nacionalismo cívico catalán.

Si es suicida para Cataluña la declaración de independencia, eso es evidente, más suicida es para España que el PP siga en el gobierno, o en general que simplemente siga, porque no debería estar ni en el gobierno ni en la oposición. Y el drama es que eso último no parezca tan evidente como lo primero.

Coda
Respecto al PSOE, apela al diálogo mientras ayuda al PP a echar gasolina en Cataluña y en España entera. Ya hace tiempo que no nos sorprende este PSOE, condenado a ser el palanganero de la dictadura, como en 1923. Vergüenza.

(Entre paréntesis, dedicado a Josep Borrell. Muy cerca de Via Laietana, en el Portal de l'Àngel, está la tradicional óptica de Can Cottet, donde Borrell podrá adquirir unas buenas gafas, porque desde luego el pasado domingo se equivocó de manifestación. O quién sabe, quizá no. En todo caso, lo dicho: pronunciar un discurso contra los nacionalismos —que personalmente suscribo— frente a un público de enfervorizados nacionalistas, es cubrirse de gloria. Cosas del PSOE "progresista".)

En cuanto a imputar el delito de rebelión a Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña, eso es propio de Estados totalitarios como la Turquía de Erdogan o Egipto, pero en la UE no cuela ni harto de vino.

En resumen, a los ciudadanos españoles de a pie parece que ya no nos queda más que contemplar y padecer la escalada de violencia institucional y social que se avecina. Iñaki Gabilondo se preguntaba hace unos días por el fracaso de la democracia en España: el gran fracaso de la democracia en España es no haber disuelto el PP a tiempo.

(10 octubre 2017)

Y el mundo no se hundió (8-10-2017)

Carlos Sánchez Mato

(Qué duro es ser español.)

—Gracias, querido amigo Sánchez Mato —dijo Aquilino, entusiasmado—, eres un crac. Pero los madrileños no te lo agradecerán, prefieren pagar y pagar y que les roben a manos llenas. Los españoles somos así. El único país del mundo que vota a chorizos. No importa si luego no tienen hospitales ni sus hijos pueden ir a la escuela. El español no se para en esas minucias. Ni la sanidad ni la educación son nada comparados con el Imperio. ¡El Imperio! Un Imperio de muertos de hambre que lleva 400 años arruinado, pero Imperio. ¡Por el Imperio hacia Dios!, etc. Esos bolivarianos jamás entenderán esas cosas. Como esos laboriosos catalanes que "hacen cosas", tampoco entienden nada. Qué duro es ser español de una pieza, y qué sacrificado.

(9 octubre 2017)

 

___  Crisis de Estado - 1  _________

Las huestes del Cid (9-10-2017)

Ramón Cotarelo

(El dogma infranqueable: la unidad de España.)

Los Mandamientos de la Ley de Dios no son X sino XI. Lo que pasa es que con las prisas a Dios se le olvidó grabar en las Tablas el XI mandamiento, que es este:

ESPAÑA ES UNA E INDIVISIBLE

Digo esto porque en un artículo sobre la dictadura de Primo de Rivera acabo de leer lo siguiente: "La unidad de España ... ha de ser considerada como el dogma principal del fascismo español" (*). He aquí el dogma infranqueable.

Pregunta. ¿Es posible cuestionar un dogma que lleva funcionando cerca de 100 años y que constituye el núcleo más duro del fascismo español desde Primo de Rivera hasta hoy mismo? Si no es posible, va a ser muy difícil un referéndum acordado en Cataluña. Y también va a resultar muy difícil un Estado "plurinacional", si es que la plurinacionalidad ha de implicar algún tipo de confederación o cosoberanía, por lo menos para Cataluña y el País Vasco, que sería lo idóneo para solucionar el eterno problema territorial.

Evidentemente, ni que decir tiene que la defensa de la unidad de España es muy legítima, pero NO impuesta por la fuerza y pasando por encima de 7,5 millones de ciudadanos. Ya no digo meterlos en la cárcel. Como decía hace unos días The Economist, no estamos en el Tíbet, aunque Rajoy Brey cree que sí: "Aggression against crowds of peaceful citizens may work in Tibet but cannot be sustained in a Western democracy" (**). En un Estado democrático, TODOS los ciudadanos deben poder vivir en paz y con dignidad, incluido también el "rincón" de Cataluña. Eso es lo que diferencia un Estado democrático de la barbarie.

Ahora bien, si algún día somos capaces de arrumbar el dogma de la unidad de España al desván de los trastos inútiles (y altamente tóxicos), España dejará de ser la monarquía casi feudal que es para ser una República democrática y moderna homologable —entonces sí— a los países de nuestro entorno.

Dejo aquí el apunte para ampliar en otra ocasión, porque me temo que estamos aún muy lejos siquiera de poder plantear esta cuestión.

Coda
1) Respecto a la dictadura protofascista de Primo de Rivera, considerada habitualmente como una especie de paréntesis por los historiadores, lo cierto es que en ella se fraguó y consolidó el Estado fascista (corporativo y patrimonialista) que ha pervivido de una u otra manera hasta hoy, junto con su inherente derecha radical. La dictadura de Primo de Rivera ha sido objeto de un renovado interés por parte de los estudiosos. Cito tres importantes obras recientes:

— Leandro Álvarez Rey, Bajo el fuero militar. La dictadura de Primo de Rivera en sus documentos (1923-1930), Editorial Universidad de Sevilla, 2006.
— Alejandro Quiroga Fernández de Soto, Haciendo españoles. La nacionalización de las masas en la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008. Ver una excelente reseña aquí.
— Julio López Íñiguez, La Unión Patriótica y el Somatén valencianos (1923-1930), Universitat de València, 2017. Ver un comentario en "Luz sobre la dictadura de Primo de Rivera".

Pero un aspecto apenas destacado, y que en mi modesta opinión es crucial, es que a partir de la dictadura de Primo de Rivera la derecha "civilizada" desaparece de España (excepto, de manera significativa, en Cataluña y País Vasco). Después de la dictadura, la derecha española fascistizada tendrá su continuación en una derecha extremadamente violenta y antidemocrática en los años de la II República, que será el puente hacia el fascismo de la dictadura de Franco. Así pues, desde los lejanos tiempos de Silvela y Maura, hace más de cien años, en España no hay un partido conservador. Ha habido partidos fascistas, católicos, monárquicos y chorizos, pero no conservadores. Meneses repetía que lo que más echaba en falta en España era precisamente un partido conservador como es debido.

2) Aunque el dogma de la unidad de España es anterior a la dictadura de Primo de Rivera, fue este quien le dio el carácter doctrinal central que tiene desde entonces, sintetizado en el lema de la Unión Patriótica, el partido único de la dictadura: España Una, Grande e Indivisible. Lema reelaborado por su hijo José Antonio, fundador de Falange, en España Una, Grande y Libre. Y de ahí pasó a la dictadura fascista de Franco y luego directamente (al parecer, por imposición de los militares) al art. 2 de la Constitución de 1978, en su redacción final (***). Y en el art. 8 CE (también impuesto por los militares), se impone a las Fuerzas Armadas, nada menos, el deber de defender dicha "integridad territorial", un artículo insólito en las Constituciones democráticas de nuestro entorno, y que invoca día sí y otro también la ministra Cospedal con la alegría de los insensatos de marca.

3) Por último, merece la pena recordar el chascarrillo que circulaba durante el franquismo, digno de La Codorniz: "España es Una porque si hubiera otra, allí estaríamos todos."

Cataluña ya es otra España. Será por esto que a los de la España Una les molesta tanto y quisieran "españolizarla". No soportan que haya otra España. Pero si no lo consiguió ni Franco en 40 años de represión brutal, van listos.

Barcelona, 8-10-2017. Respecto a la manifestación gubernamental en Defensa de la Unidad de España.—La dictadura de Primo de Rivera se arruinó financiando esa clase de multitudinarias demostraciones de fervor patriótico, adhesión al Régimen y exaltación del dictador (al estilo de la Italia de Mussolini en los mismos años). Cuando se acabó el dinero se acabó el patriotismo y la dictadura. También Franco llenaba la plaza de Oriente con miles de autocares de todas partes de España para pasar el día en la capital y berrear "¡Franco, Franco, Franco!". Hoy renace la España fascista, como en los mejores días. Solo el discursito de Vargas Llosa le debe de haber costado al Estado otra décima más de déficit público. Paga Merkel. El gobierno ha elegido Barcelona para restregar por la cara de los catalanes la bandera española. Ese es el diálogo. Otra humillación más. Otra prueba para la santa paciencia de millones de catalanes. Espero que limpien y refrieguen bien la Via Laietana cuando acabe todo esto, para que vuelva a ser la barcelonesa y entrañable Via Laietana de siempre.

(*) Shlomo Ben-Ami, "Hacia una compresión de la dictadura de Primo de Rivera" (1980). Ver también del mismo autor: El cirujano de hierro. La dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), RBA Libros, 2012 (primera edición, 1984).
(**) "It is not too late to stop the break-up of Spain", The Economist, 5 octubre 2017.
(***) Compárese la redacción inicial del art. 2 en el Anteproyecto de Constitución (BOC, 5 enero 1978) con la redacción final:

Anteproyecto de Constitución
Artículo 2. "La Constitución se fundamenta en la unidad de España y la solidaridad entre sus pueblos y reconoce el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran."

Redacción final (subrayo en cursiva los añadidos)
Artículo 2. "La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas."

Textos históricos
Real decreto dictando medidas y sanciones contra el separatismo, Gaceta de Madrid, 19 septiembre 1923: "SEÑOR: De los males patrios que más demandan urgente y severo remedio es el sentimiento, propaganda y actuación separatista que viene haciéndose por audaces minorías..."

(7 y 8 octubre 2017)

 

___  Cataluña se ha ido - 4  _________

It is not too late to stop the break-up of Spain (5-10-2017)

The Economist

Crisis de Estado en España (5-10-2017)

Carolina Bescansa

La paz se firma siempre con el enemigo (6-10-2017)

Ignacio Escolar

Carta de amor a Catalunya (6-10-2017)

David Torres

¿Es posible el diálogo? (7-10-2017)

Manuel Castells

Desnaturalización de la monarquía parlamentaria (7-10-2017)

Javier Pérez Royo

(Otro paso más y es el despeñadero.)

Tuit 1
Otro paso más y es el despeñadero, tanto para Cataluña como para España. Otro paso más es: declaración unilateral de independencia (por parte del Parlament de Cataluña) o suspensión de la autonomía (por parte del gobierno del Estado). Rajoy Brey, como presidente del gobierno, tiene el deber inexcusable de tomar la iniciativa y sentarse a hablar, porque es su obligación como político y como presidente del gobierno. Hablar SIN CONDICIONES. Tenga los costes electorales que sean. Y hablar para buscar y encontrar una solución, que las hay. Una solución que, en mi modesta opinión como ciudadano de a pie, debería pasar por un referéndum acordado en Cataluña, tal como reclama la inmensa mayoría de un 82 % de catalanes. Cataluña no es Mas ni Puigdemont, ni la CUP ni ERC, como acaso piensan el rey y Rajoy Brey. Cataluña son los catalanes, TODOS, y es a los catalanes a quienes hay que dar la palabra. Sin escuchar a los catalanes, pasando olímpicamente por encima de ellos, creo modestamente que no es posible ninguna solución a este conflicto.

Tuit 2
Los partidarios de la "mano dura" respecto de Cataluña en esa nueva Corte de los Milagros, ignoran dos hechos fundamentales, y que ya deberían tener muy aprendidos:

1) Que España no se puede gobernar sin Cataluña, ni siquiera como dictadura.
2) Que si se destruye Cataluña, España entera va detrás de ella por el mismo desaguadero.

Es decir, en este enfrentamiento, si prosigue, perdemos todos. Pero, como decía Meneses, en España la derecha es un pollo descabezado.

Como es habitual, coincido con el profesor Manuel Castells. Pero me temo que el gobierno va a seguir con su terquedad porque le está dando muy buenos resultados y muchos votos, que es lo único que le importa. Ni Franco tuvo tantas banderas españolas en Madrid como se han visto este sábado día 7. Y así seguirá el gobierno con su terquedad y estupidez hasta que desde fuera le impongan la negociación, o la prima de riesgo se dispare a 2.000 y haga imposible la renegociación de los vencimientos de deuda. Por otra parte, la sociedad española, que podría ser el verdadero árbitro del conflicto, no existe, y si existe es por medio de un nacionalismo (fascista) español que en realidad no es más que feroz anticatalanismo, porque las rarísimas veces en que ha aparecido el nacionalismo español en la historia reciente de España, solo lo ha hecho como virulenta reacción anticatalana (y antidemocrática, digámoslo de paso), y siempre azuzada desde el gobierno de turno. Creo que esto no ha hecho más que empezar y queda aún mucha violencia y muchas desgracias que padecer. Lamentablemente, cuando en el gobierno del Estado no hay más que dementes, no cabe esperar más que desastres.

(5 y 7 octubre 2017)

 

___  Cataluña se ha ido - 3  _________

El discurso del rey: desastre sin paliativos (4-10-2017)

Javier Pérez Royo

Sobre el discurso del jefe de Estado (3-10-2017)

Alberto Garzón

Rajoy quema al rey (3-10-2017)

José Antich / Editorial

Camino hacia el desastre (4-10-2017)

Ignacio Escolar

Estamos contigo, Cataluña. La revuelta en España va más allá de las banderas (4-10-2017)

Paul Mason / The Guardian

Reflexiones tras el discurso del rey (4-10-2017)

Iñaki Gabilondo

Delenda est Monarchia (4-10-2017)

Fernando López Agudín

No habrá independencia, o la futilidad de la DUI (4-10-2017)

Ignacio Sánchez-Cuenca

España: el jefe de Estado se inhabilita (4-10-2017)

Editorial / La Jornada

Ernest Urtasun: "No veo motivo político por el que no podría aceptarse una mesa para ver si se puede llegar a un acuerdo" (4-10-2017)

Irene Castro

Las válvulas de seguridad del régimen del 78 (4-10-2017)

Pablo Echenique

(Más tuits de urgencia.)

Tuit 1
No es un problema del PP ni del gobierno, es un problema de un Estado franquista que se le ha caído el azogue democrático y ahora queda al descubierto lo que en realidad es.

Tuit 2
El mensaje del rey prefiero no comentarlo porque es de pena: según el jefe del Estado el único problema es el Govern de la Generalitat, que se ha situado fuera de la Ley. Pues nada, muy bien. Los millones de catalanes que venimos saliendo a las calles desde 2010, año tras año, el 82 % de catalanes que desde hace tiempo exigimos un referéndum acordado (¿estamos aún a tiempo?), y los dos millones que salieron a votar el 1 de octubre bajo un diluvio de hostias, somos unos abducidos. O mejor, no existimos para el monarca, rey de todos (!) los españoles, excepto de los abducidos aka inexistentes. Vale.

Tuit 3
En resumen: en el mensaje del rey hay tres aspectos a destacar: 1) la amenaza bíblica contra "determinadas autoridades de Cataluña", 2) la cerrada defensa de la unidad de España (e.g. en la frase final), y 3) todo lo que se ha callado y no ha dicho y a lo cual he aludido en el párrafo anterior. Y si queréis, habría un mensaje 2 bis) que sería: "Tranquilos, folks, aquí no pasa nada."

Tuit 4
El Estado, con el rey al frente, ha elegido el camino de la violencia de Estado contra quien haga falta y con las consecuencias que sean.

Tuit 5
Pronóstico de Meneses
.—Otra gloriosa jornada como la del 1 de octubre y habrá bofetadas entre los tenedores extranjeros de deuda española para deshacerse de ella. ¿También eso entra dentro de las consecuencias que sean?

4-10-2017.—"Rajoy responde a Iglesias que no puede hablar con quien chantajea al Estado" (La Vanguardia, 4-10-2017).

Señor Rajoy Brey: usted como político, y más como presidente del gobierno del Estado, tiene la OBLIGACIÓN inexcusable de hablar hasta con Satanás mismo si es necesario. Porque esta es la OBLIGACIÓN de todo político y porque este es su DEBER (art. 97 CE). Y si no le da la gana de hablar, o no sirve, o se la refanfinfla, o, en fin, se cree la reencarnación del emperador Carlos V en el palacio de Coudenberg, DIMITA, váyase a su casa, que para funcionario seguro que sirve. En todo caso, cambie ya de disco, porque aburre y cansa. Es usted una pesadilla y un desastre. El peor presidente que ha tenido un gobierno en España desde que se recuerda. Fdo. Meneses.

Magistral el editorial de Ignacio Escolar.

Javier Pérez Royo: "¿Qué confianza se puede tener en un presidente del gobierno, que necesita que el rey venga en su ayuda?" Demoledor. Rajoy Brey, el colmo de la incompetencia política, se ha escudado primero detrás de fiscales y jueces, luego detrás de policías y guardias civiles, y ahora detrás del rey. Un rey que parece desconocer el abecé del papel que le corresponde. En fin, quien ha resumido mejor el cúmulo de despropósitos es José Antich en el título de su editorial, con cuatro palabras exactas: "Rajoy quema al rey". La II República la trajeron Primo de Rivera y Alfonso XIII, la III República la traerán Rajoy Brey y Felipe VI. Y será pronto.

Hace unas semanas, Meneses pronosticaba que en algún rincón alguien estaba afilando el lápiz para proclamar otra Delenda est Monarchia. Pues bien, ya está escrito y publicado (por Fernando López Agudín).

Ignacio Sánchez-Cuenca pone sobre la mesa una cuestión que será trascendente si se proclama formalmente la independencia de Cataluña: la división en dos de la sociedad catalana. División que será FATAL para la propia sociedad catalana y que tendrá como inmediata consecuencia que el conflicto de Cataluña será ya entonces INSOLUBLE políticamente desde la Cataluña dividida. Solo podrá resolverse (?) desde España, pero esto es otro post. En dos palabras: la independencia con solo el 48 % de partidarios de ella, y sin un referéndum homologable internacionalmente, es suicida no solo para el independentismo sino para toda Cataluña. Esta es mi tesis.

Ahora bien, a la derecha catalana (PDeCAT), que es tan independentista como mi abuela, y diez veces peor que la derecha española, le importa un pimiento la fractura social catalana: lo que le importa es tensar la cuerda hasta llevar al Estado al borde del abismo y a partir de ahí negociar con el gobierno inepto una salida que la beneficie para los próximos 40 años. Y como las derechas siempre se entienden, pues ahí está. Nada nuevo. Pero Cataluña no es solo la derecha catalana. Al final es posible que todo quede como una pelea entre derechas, la de aquí (oportunista) y la de allá (inepta), pero aunque lleguen a un apaño el problema de Cataluña va a persistir intacto aunque con el agravante de la división social. Por otra parte, la cerrada negativa de Rajoy Brey al diálogo político es interesada porque ello le da votos en el resto de España, donde ha conseguido despertar la Bestia del nacionalismo (fascista) español. Total, una dinámica infernal entre derecha española y catalana. Dicho esto, el mensaje del jefe del Estado es una declaración de guerra en toda regla, cierra todas las puertas a cualquier diálogo político, y todo ello agrava radicalmente el problema. En fin, lo dicho: otro post.

En relación con lo anterior, recomiendo la entrevista a Ernest Urtasun, en mi modesta opinión uno de los políticos más valiosos de la izquierda en España: "Creo que un escenario en el que vayamos a una declaración de independencia y después a la suspensión de la autonomía, es el peor de todos los escenarios posibles y crearía una fractura en Cataluña y una división de dimensiones incalculables." También esa mini entrevista en el programa Hoy por hoy de la Cadena Ser. En cualquier democracia avanzada los problemas políticos se arreglan con soluciones políticas y ese deberá ser también el camino que se siga en España. No hay otra.

(3 y 4 octubre 2017)

 

___  Cataluña se ha ido - 2  _________

Un paro de país (2-10-2017)

José Antich / Editorial

Democracia a palos (2-10-2017)

Editorial / ctxt.es

Un antes y un después (3-10-2017)

Ramón Zallo

1 de octubre: el día que conmovió Cataluña y el Estado español (3-10-2017)

Josep Maria Antentas

José Antonio Martín Pallín: "La vía adecuada es la canadiense porque las demás están agotadas" (3-10-2017)

Ángel Munárriz

"El uso de la violencia de Estado contra población pacífica es inadmisible" (3-10-2017)

Ada Colau

La obligación del presidente del gobierno (3-10-2017)

Javier Pérez Royo

(Moción de censura, ya.)

Me dicen que escribo comentarios demasiado largos, pues este va a ser bien corto.

Al PSOE y Pdr Snchz lo único que deseamos escucharles es que van a presentar una MOCIÓN DE CENSURA contra el gobierno, para enviar al PP a la oposición, a la cárcel o al manicomio. A elegir donde quiera el PP, excepto el gobierno del Estado. Todo lo que no sea presentar esta moción de censura es blablablá y ser el palanganero del PP.

Yo ya sé que esto JAMÁS lo veré, porque el PSOE es lo que es, y así Rajoy Brey hace lo que le da la gana. Si no es por la bendita Cataluña, en España regresábamos a la Edad de Piedra.

Fin. Casi me ha salido un tuit.

P.D. En ese 3 de octubre ya se han escuchado algunos eslóganes que quedarán para la pequeña historia, coreados espontáneamente por los manifestantes —especialmente los más jóvenes— en Barcelona y otros lugares: "Vosaltres, feixistes, sou els terroristes!", "Los catalanes hacen cosas" (éste en plan rechifla), "Boti, boti, boti, espanyol el qui no voti!", "Hem votat!", "Fora les forces d'ocupació!", etc. Me hubiera gustado escuchar también el famoso "¡Abajo el Régimen!" de mis tiempos. Todo se andará.

P.D. 2. No sé lo que dirá el rey en su discurso esta noche, pero lo único que muchos desearíamos escucharle es que le pongan una fragata en Cartagena donde embarcarse hacia Marsella, como hizo su bisabuelo Alfonso XIII.

El análisis de Antentas es muy fino y exhaustivo, y pone de relieve hasta qué punto es extremadamente compleja la sociedad catalana actual. Lo admirable es que una sociedad tan compleja y plural pueda actuar de manera conjunta y de forma tan eficaz. Es que lo que se defiende es la democracia. Aparte que quienes tiene enfrente es un puñado de idiotas alucinados que juegan a franquistas porque no saben hacer otra cosa. A robar no hay quien les gane ni dé lecciones, pero política, cero. Y es que la política y la delincuencia común son incompatibles.

Impresionante el comentario de Ada Colau en su Facebook. Y otro contundente artículo del catedrático Javier Pérez Royo: La obligación del presidente del gobierno.

(3 octubre 2017)

 

___  Cataluña se ha ido - 1  _________





Dignidad frente a vergüenza (1-10-2017)

José Antich

La reacción del Estado (1-10-2017)

Ramón Cotarelo

Cataluña ha roto con el franquismo, nosotros lo padecemos reformado (1-10-2017)

Vuestra historia ya es vuestra (2-10-2017)

Suso de Toro

Todo mal, todo en orden (1-10-2017)

Francisco Jurado

Adiós, España (1-10-2017)

Ramón Lobo

Rajoy rompe España (1-10-2017)

Ignacio Escolar

Proceso constituyente (2-10-2017)

El Estatuto de Catalunya (2-10-2017)

Javier Pérez Royo

Conmoción Catalunya (2-10-2017)

Enric Juliana

Cataluña dice adiós (2-10-2017)

José Antich

El régimen de Rajoy se descubre ante el mundo (2-10-2017)

David Bollero

La salvajada de Barcelona (2-10-2017)

Fernando López Agudín

Urna grande y libre (2-10-2017)

David Torres

El españolismo se derrota a sí mismo en Cataluña (2-10-2017)

Editorial / La Jornada

(Cataluña ya se ha ido. ¿España gana o pierde?)

"No ha habido referéndum, ni apariencia de tal" (SS de S).

Pues sí ha habido referéndum en Cataluña y ha ganado el SÍ a la independencia por abrumadora mayoría. No es necesario ni contar votos. Después de este 1 de octubre no hay un solo catalán bien nacido que desee formar parte del vergonzoso Estado español. Pero era necesario este referéndum para convencerse. Ya solo falta que el Parlament de Catalunya proclame solemnemente la República Catalana. Fin.

Evidentemente, la violencia policial contra la población civil indefensa y pacífica ha sido el parteaguas: el Estado ha perdido, el independentismo ha ganado. (Por cierto, la policía irrumpiendo a la carga en los colegios electorales, arrojando a la gente escaleras abajo a patadas —mujeres, ancianos y niños—, para llevarse las urnas en bolsas de basura, es una imagen de esta heroica jornada que ha dado la vuelta al mundo y que, junto a la de la gloriosa armada Piolín, quedará para la posteridad.)

Evidentemente, lo de un "referéndum pactado" es ya historia.

Evidentemente también, si los españoles tuvieran dignidad deberían exigir la dimisión inmediata de Rajoy Brey y de todo su gobierno. Pero me temo que será todo lo contrario. De momento no hay un solo partido político de ámbito nacional que tenga ni idea de lo que ocurre, y a duras penas Unidos Podemos. Ojalá veamos algún día ese mítico "referéndum pactado", pero habrá que darse mucha prisa porque el independentismo ya debe andar por el 95 %. Gracias a Rajoy Brey el Sensato.

Respecto a los discursos de Rajoy Brey y Pdr Snchz, que acabo de escuchar y he tenido el coraje de tragarme enteros sin vomitar, he de decir lo siguiente: PP y PSOE son la misma mierda, y hoy más mierda que nunca. Quizá el nacionalismo fascista español de PP-PSOE-C's consiga muchos votos de la España más profunda y retrógrada, pero veremos a qué precio. De momento, Cataluña ya se ha ido.

La violencia es un hecho definitivo. Siempre y en todas partes.

Por cierto, he vuelto a escuchar el discurso (típicamente franquista) de Rajoy Brey en la pintoresca rueda de prensa sin preguntas de la prensa, como es norma: "Mañana debemos comenzar el restablecimiento de la normalidad [tic de ojo] institucional" (min. 11.48). ¿Alguien se ha fijado que son las mismas palabras del general Berenguer después de los siete años de la demente dictadura de Primo de Rivera? "Aquí no ha pasado nada, volvamos a la normalidad." Si Ortega y Gasset viviera volvería a escribir Delenda est monarchia. Es que la derecha española es un disco rayado: se repite y repite. No da más de sí. Por otra parte, no deja de ser curioso un discurso tan enfático y triunfalista después de tan estrepitoso fracaso. Cosas del franquismo.

Admirable el artículo de Suso de Toro. Muchas gracias.

Como siempre, el artículo del catedrático Javier Pérez Royo, que está llevando a cabo una actividad frenética, es imprescindible. Lo que más me gusta es la pregunta: "¿Y ahora qué?" "Se mire por donde se mire, lo que los catalanes han puesto encima de la mesa es un problema de naturaleza constituyente. No solamente para Cataluña, sino para toda España." Crucemos los dedos. Y la conclusión final: "Únicamente mediante un proceso constituyente podremos salir del golpe de Estado que dio el PP a través de la STC 31/2010." Pues va para largo, porque cae por su peso que en ese proceso constituyente no pueden estar los mismos golpistas, y adláteres.

Excelente resumen de lo ocurrido por Ignacio Escolar. Hoy por hoy eldiario.es es el mejor periódico de España, y desde hace ya tiempo.

Fernando López Agudín, La salvajada de Barcelona: contundente denuncia. De acuerdo en todo. El Estado democrático se va por el desagüe a gran velocidad por obra y gracia de una banda de delincuentes y ante la indiferencia (cuando no el aplauso) de la gran mayoría de españoles, excepto los catalanes, que nos negamos en redondo a aceptar ese Estado neofranquista y corrupto, valga la redundancia.

(1 y 2 octubre 2017)

(Dictadura o democracia.)

Recapitulemos.

Con la muerte de Franco en 1975, el blanqueo del franquismo fue impuesto desde muy arriba y desde muy lejos (en paralelo con Grecia y Portugal). Ya el asesinato de Carrero Blanco fue una clara advertencia de que el franquismo no iba a tener continuidad. Sin embargo, los franquistas no habían hecho una guerra para nada. Aceptaron —qué remedio— el nuevo Estado parlamentario y constitucional, pero desde el primer momento hicieron lo imposible para regresar al Estado unitario en lo territorial, chafando Cataluña y el País Vasco, y al Estado patrimonializado y corrupto en todo lo demás. Y ahí es donde estamos.

Pero Cataluña se plantó.

Cataluña y los catalanes se plantaron tras la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 que supuso de facto la destrucción del Estado autonómico, y desde luego del autogobierno en Cataluña. El Estado, por medio del Tribunal Constitucional, impuso a Cataluña un Estatut que no era el que los catalanes habían votado en referéndum en 2006: una "norma odiosa", como ha definido con toda exactitud el catedrático Javier Pérez Royo. Pero lo más grave, siendo grave lo anterior, es que la sentencia del Tribunal Constitucional hizo trizas la Constitución territorial del Estado (Pérez Royo), y de manera irreversible: así pues, regreso a la España Una, aunque con apariencia de descentralización administrativa. Esa fue la gran hazaña de Aznar. Desde 2010, todos los intentos por parte de Cataluña de negociación con el Estado de alguna fórmula, la que sea, para buscar una solución a esa situación insostenible, han tenido la misma categórica respuesta: NO. El resto de la historia es conocido. Sólo cabe apuntar, una vez más, que el 82 % de los catalanes no aceptamos la actual relación de Cataluña con el Estado (lo cual se expresa mediante la exigencia de un referéndum acordado que devuelva la palabra a los catalanes, palabra que les fue arrebatada por la sentencia del TC de 2010), y en esa situación el "NO" del Estado como respuesta a cualquier vía de discusión política, es inaceptable. No se trata por lo tanto de un asunto de un puñado de políticos, ni de determinados partidos independentistas (PDeCAT, ERC, CUP), ni de un importante sector de la población que aboga por la independencia: se trata del 82 % de los catalanes. Eso es lo que se niega a entender el gobierno del PP, y si lo entiende le da igual, se la refanfinfla, como tantas otras cosas. De manera que lo que en principio era un asunto de reivindicación de autogobierno, ha acabado convirtiéndose en un grave conflicto entre defensa de la democracia y de los derechos fundamentales frente al autoritarismo del Estado.

Ese "NO" al diálogo político, exponente del Estado fascista (digamos las cosas por su nombre) instalado de nuevo en el poder, es la demostración del fracaso de la Transición. Pues bien, la "reforma" —como se decía entonces— ha dado ya todo de sí, después de 40 años hemos regresado al punto de partida, y ahora se impone la "ruptura": extirpar de una vez el fascismo ("franquismo", para los hinchas locales) de las instituciones del Estado para que España sea irreversiblemente un Estado democrático. Así es como hay que entender de fondo el conflicto abierto en Cataluña, que no es otro que este: democracia y defensa de los derechos fundamentales frente a fascismo. La resolución de este conflicto dependerá de lo que elija la sociedad española: o Estado unitario y autoritario (y corrupto) o Estado democrático. O dictadura (fascista) o democracia. Este es el dilema que se ventilará en España en el inmediato futuro.

Ahora bien, que sea posible o no esa involución que pretende el gobierno del PP, está por ver. De momento la Conferencia Episcopal Española se ha desmarcado categóricamente, lo cual demuestra lo que ya sabíamos: que la aventura autoritaria del gobierno del PP es una locura (categoría superior a la de disparate). Desde luego el PP ha llegado muy lejos con su involución autoritaria, pero finalmente con Cataluña ha topado. Solo cabe esperar que ese patético gobierno produzca los menos destrozos y daños posibles.

Destaco del último artículo de Javier Pérez Royo ("El hecho diferencial catalán") una afirmación: "El NO con mayúsculas y sin matices del gobierno de la nación, que es un NO a la POLÍTICA, deja sin discurso a quienes están en contra de la independencia." Este es un hecho clave. Si damos la vuelta en afirmativo a la frase, significa esto: 'La negativa del gobierno al diálogo, acabará por convertir en independentistas al 80 % de los catalanes', o incluso: 'Si el gobierno persiste en su política de represión judicial y policial —y encima de dudosa legalidad—, acabará por lograr lo que parecía imposible: la independencia de Cataluña.' Todo eso es tan obvio que cae por su peso. Es por eso que muchos nos preguntamos, medio alucinados: ¿a dónde va este gobierno?

(30 septiembre 2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 8  _________

Norma odiosa (27-9-2017)

La lógica de la ocupación (29-9-2017)

El hecho diferencial catalán (30-9-2017)

Javier Pérez Royo

Carta de Ada Colau a sus homólogos de las capitales europeas (27-9-2017)

Europe must act to protect the rights and freedoms of Catalans (27-9-2017)

Ada Colau / The Guardian

Traducción: Cataluña: un asunto europeo

Cataluña: legalismo autoritario y desobediencia civil (27-9-2017)

María Eugenia R. Palop

7 claves para entender el conflicto del referéndum catalán (27-9-2017)

Joaquim Bosch

Comunicado del equipo de gobierno de la Universitat de Barcelona sobre la situación excepcional de Cataluña (27-9-2017)

Nervios, duda y vértigo (28-9-2017)

Iñaki Gabilondo

Marina Subirats: "Una declaración unilateral de independencia sería un disparate" (28-9-2017)

Sergi Pitarch

Xosé Manuel Beiras: "Aznar es un nazi encubierto y está detrás de lo que se está haciendo en Cataluña" (28-9-2017)

Sara González

La necesaria movilización de las fuerzas democráticas frente a los herederos del franquismo (28-9-2017)

Vicenç Navarro

La Catalunya secuestrada (28-9-2017)

L'Estaca, principio y fin (29-9-2017)

José Antich / Editorial

Alfred de Zayas: "El silencio de Bruselas es ensordecedor" (29-9-2017)

Emma Reverter

Cuarenta años de Generalitat (30-9-2017)

Enric Juliana

2 de octubre (30-9-2017)

Manuel Castells

El Frente Nacional español (30-9-2017)

Sergio del Molino

(Norma odiosa.)

—Genial el artículo del catedrático Javier Pérez Royo —exclamó Meneses—. No puedo más que asombrarme de la claridad con que explica las cosas. ¡Y qué oportuno! Ojalá sea leído y escuchado porque si no estamos perdidos. "[Norma odiosa] es una norma que afecta a la dignidad de los ciudadanos y que, como consecuencia de ello, resulta literalmente insoportable. Ningún ciudadano catalán que se respete a sí mismo puede aceptarla." Esa es la clave. Para cincelar las frases en piedra. "A una 'norma odiosa' no se puede volver nunca." Fin.

Javier Pérez Royo es alguien que respeta profundamente y se toma muy en serio la Constitución. Lo cual han hecho muy pocos políticos en España desde 1978. Y en el PP, ninguno. El PP ha sido un ejemplo de irrespeto continuado por la Constitución, que empezó ya por su oposición a la Constitución en 1978 (en la votación en el Congreso, un diputado de Alianza Popular votó en contra, el franquista Federico Silva Muñoz, y se abstuvo en bloque todo el resto del grupo popular). Y ahora el PP pretende poner la Constitución sobre su cabeza. Si se volviera a votar, votarían todos en contra. Es por eso que hay que ir con pies de plomo en cualquier reforma de la Constitución.

La carta de Ada Colau a los alcaldes europeos así como la carta publicada en The Guardian, son un resumen exacto de la situación. Suscribo al 100 % ambos documentos.

Muy bien también el artículo de María Eugenia R. Palop. Mi comentario al vídeo de Iñaki Gabilondo es este: si hubiera Premio Nobel a la Estupidez, habría que concederlo al gobierno del PP, sin ninguna duda. Ese gobierno, el solo, es capaz de lograr lo que parecía imposible: la independencia de Cataluña. Y no solo eso: veremos si no se lleva por delante también a la monarquía. La dictadura ya la tenemos, ahora solo falta la caída de la dictadura, que puede ser espectacular.

Comparto en gran parte las opiniones de la socióloga Marina Subirats en su entrevista, que vienen a coincidir en buena medida con las del historiador Josep Fontana hace unos días, y en general es la opinión de las personas que tenemos alguna edad y hemos vivido el franquismo. Ahora bien, hay una diferencia con el franquismo: los de ahora están como una regadera, y el hecho de que hasta la Conferencia Episcopal se haya desmarcado es la demostración. Me cuesta creer que semejante disparate con Cataluña haya salido de la cabeza de Rajoy Brey. Rajoy Brey es un funcionario, no un político. Lo de ahora ha salido de la cabeza escurrida de un demente o de un puñado de ellos. (Xosé Manuel Beiras en su entrevista señala a Aznar: bueno... creo que al ilustre nieto de su abuelo la fase de salvapatrias ya le viene estrecha y ahora se entretiene mejor haciendo campaña en Colombia en favor de Uribe, algo similar al "muy preocupado" González Márquez. Es otra dimensión, que dicen en Brasil.) Pero de esto hablaremos en otro post.

(28 septiembre 2017)

 

La reforma constitucional no es una opción sino una necesidad (27-9-2017)

Javier Pérez Royo

(Constitución o Fuero de los Españoles.)

—Tal como están las cosas, si se reforma la Constitución yo creo que saldría el Fuero de los Españoles —dijo Melquíades—. Habrá que esperar a que el PSOE se aclare qué quiere ser cuando sea mayor. Y la elección es clara: o la España Una o la España democrática. Aunque también cabe simular que se está por la España democrática mientras se trabaja para la España Una, que es lo que está haciendo el PSOE. PSOE de Suresnes 100 %. Así que mi pronóstico es este: o hay un abandono masivo de votantes del PSOE hacia otras formaciones democráticas, o habrá regresión en España a un Estado autoritario como en Turquía. Porque este es el plan B, nada original, de la descerebrada oligarquía de este país.

Así pues, habrá que esperar a que el PSOE deje de enredar, si es que le da la gana, que no creo. Es más: es imposible. Por lo tanto, en esas condiciones, en que la segunda formación política no representa a quienes dice representar, sino todo lo contrario, es el partido del Régimen y palanganero del PP, plantear una reforma constitucional puede ser una pesadilla. Habrá que medir muy bien las cosas.

Estamos en un momento muy crítico, técnicamente constituyente (o regresivo), porque es el Estado lo que ha entrado en crisis, y lo que ocurra dependerá de lo que decida en último término la sociedad española, y dentro de ella es crucial lo que decidan los electores del PSOE. El dilema es claro, insisto: España Una o España democrática. O vamos hacia adelante o iremos hacia atrás. Nos jugamos el futuro de España como país democrático y como Estado de derecho. Y nadie confíe demasiado en Europa, porque la situación es de Caos global. Así pues, quienes están en los cerros de Úbeda o creen que "no pasará nada", mejor que aterricen, porque luego ya no será posible. Por de pronto, el PP, con el apoyo de los partidos de la derecha PSOE y C's, y bajo las órdenes de la oligarquía española (esa oligarquía depredadora que no va a soltar el BOE ni con agua hirviendo), ya ha iniciado la ofensiva involutiva hacia atrás, y a lo bestia, como es habitual en la derecha cafre española.

Dicho esto, lo más importante es que la crisis de Estado no degenere en conflicto civil, como quizá le gustaría al PP y a la oligarquía a la que sirve. Esos berridos de "¡A por ellos, oé!" o el botellazo de Zaragoza, no auguran nada bueno. Tampoco hay que descartar que el Estado trate de provocar la violencia en Cataluña para justificar luego lo que sea. En los primeros años de la Transición la violencia vino siempre por parte de la extrema derecha y del Estado franquista (que se lo pregunten a Martín Villa), jamás por parte de los movimientos sociales y de protesta. Ahora bien, en este aspecto la última palabra y la determinante la tendrá la sociedad española, si le permite o no al Estado actuar como una banda criminal.

Adenda.—Tan "frentista" y descabezada es la ofensiva del PP contra Cataluña, que hasta la Conferencia Episcopal Española se ha desmarcado absolutamente, en una nota que acaba de publicarse (ver "Declaración de la Comisión Permanente ante la situación en Cataluña"). El último episodio es esa campaña digital, con tuits y vídeos, sobre la "hispanofobia" de los independentistas catalanes. Podrá todo ello parecer ridículo a quienes conozcan Cataluña, pero no hay que tomarse a broma esos disparates (que recuerdan otras campañas del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania en los años 20 y 30 del siglo pasado, de criminalización de importantes colectivos sociales), y menos si proceden de un partido que está en el gobierno del Estado. En una reciente entrevista, el historiador Josep Fontana, decía: "La incompetencia, o no sé si la voluntad deliberada de llevar las cosas a una situación tensa, es tan grande, que lo que me temo no es lo que pueda hacer la gente del procés [...]; lo que tengo miedo es lo que puede hacer el señor Rajoy." Esa última frase me puso los pelos de punta, y más dicha por alguien con los conocimientos de Josep Fontana. ¿Hasta dónde piensa llegar el gobierno del PP respecto de Cataluña? También Ada Colau se preguntaba lo mismo en su reciente intervención en Zaragoza.

Aconsejo leer el artículo de Javier Pérez Royo junto con otro más antiguo pero imprescindible: Poder constituyente y reforma de la Constitución española (2004).

(27 septiembre 2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 7  _________

La normalización de la extrema derecha (25-9-2017)

Alberto Garzón

A esa España que marcha contra Catalunya (25-9-2017)

José Antich - Editorial

El silencio de España (26-9-2017)

Iñaki Gabilondo

Javier Pérez Royo: "Rajoy es el obstáculo más importante para encontrar salida al problema en Cataluña" (26-9-2017)

Gonzalo Cortizo

No hubo ruptura y tenemos esta España (26-9-2017)

Suso de Toro

(Ser español.)

Dedico este comentario, muy duro, al entrañable amigo, que en paz descanse, Carlos Blanco Aguinaga.

 

 

1)

Don Quijote fracasa en su lucha por la justicia. Al final de su vida recupera la cordura: en España no es posible la justicia ni la dignidad, y es una locura el pretenderlas. EN ESPAÑA SOLO ES POSIBLE VIVIR COMO UN PERRO.

Esa es la verdad. Todos los insensatos Quijotes que ha habido desde entonces se han topado con ella. Al final, solo han tenido dos opciones: cavar un hoyo y meterse dentro o el exilio.

 

2)

 

Creía que jamás lo vería, pero ya está aquí. La misma pesadilla que en toda Europa y Estados Unidos: la turba de muertos de hambre (que los cursis denominan "excluidos de la globalización") exigiendo mano dura, apoyando a la extrema derecha más reaccionaria y violenta. "¡A por ellos, oé!" En España, exigen otro Franco. El PP estará feliz: gracias a Cataluña ha logrado despertar a la Bestia, a lo más cavernario y retrógrado de este país. Gentes que no valen ni para emigrar. Gentes que ahora dirigen su odio hacia Cataluña y mañana vete a saber contra quienes. Probablemente contra mí y contra ti. Son los mismos que hace 200 años berreaban "¡Vivan las caenas!" a la vuelta de Fernando VII, el Deseado. ¡Pero si hasta tenemos Manifiesto de los Persas! Gentes que en vez de votar a la extrema izquierda, votan a la extrema derecha, a Franco si resucitara. Fuera democracia. Quieren que otro Caudillo les dé de comer, aunque sea un miserable mendrugo, aunque ellos y sus hijos tengan que vivir a cuatro patas como las bestias. Da igual, primero es comer. La dignidad y todas esas mierdas de derechos y libertades es para los que tienen el estómago lleno. Es el triunfo definitivo del Capital, porque es la destrucción de la democracia y del Estado de derecho en todas partes.

Esta es la grandísima hazaña del PP, que inició Aznar y culmina Rajoy Brey. ¿Todo por el bien de España? No. Todo por tapar la corrupción y para seguir robando con impunidad, porque para eso es para lo que sirven todas las dictaduras.

¿Dice Iñaki Gabilondo que toda esa irresponsabilidad del gobierno del PP les "pasará factura"? No les pasó factura la guerra de Irak. No les ha pasado factura la corrupción. Tampoco les ha pasado factura el expolio de España con la excusa de la crisis. ¿Y les pasará factura la destrucción del Estado de derecho y de la democracia con la excusa de Cataluña? De momento a quien está pasando factura es a nosotros, y de qué mala manera. Es una vergüenza ver a la guardia civil y a la policía nacional de medio país dirigirse a Cataluña como el que va a sofocar la insurgencia de una colonia africana. ¿Es eso todo lo que sabe hacer ese gobierno del PP? ¿QUÉ COÑO CREEN QUE ESTÁN HACIENDO?

 

 

3)

Nota histórica

Antonio Machado, hace ya más de cien años, tuvo que padecer exactamente el mismo calvario:

  "Me dicen que hay una nueva juventud de empuje. Si esto fuera cierto ya tendríamos una misión agradable que cumplir: proteger el avance de esas guerrillas disparando con bala rasa sobre la negra barbarie española. Mi optimismo no es más que momentáneo y siempre me cuesta grandes sonrojos para mi viejo capote. Yo lo que veo en todas partes es un avance simulado y una reacción efectiva" (carta a Juan Ramón Jiménez, mayo 1913; en Antonio Machado, Epistolario, Barcelona, Octaedro, 2009, p. 115).

Casi dos décadas después de escritas esas frases, vino la II República. El único oasis de esperanza, dignidad y justicia en toda la larga y negra historia de España desde los Reyes Católicos hasta hoy. ¿Habrá también una esperanza para nosotros en ese océano de "negra barbarie" española actual? Con el PP, no. Es imposible. Gracias PSOE, tú sí que no "enredas".

Como es habitual, la entrevista al catedrático Javier Pérez Royo en eldiario.es es imprescindible. Aconsejo encarecidamente leer todos sus trabajos, especialmente los recientes, que pueden encontrarse fácilmente en Internet. Y el amargo artículo de Suso de Toro: "Empecemos a imaginar España sin Catalunya quienes vamos a tener que padecerla." No vivamos por adelantado. Todavía no está dicha la última palabra, ni está claro quien va a pronunciarla.

(26 septiembre 2017)

 

Grecia, como laboratorio de pruebas de la "Europa Fortaleza" (25-9-2017)

Marina Albiol / Jon Rodríguez

 

___  ¡Se sienten, coño! - 6  _________

Manifiesto

Let Catalans Vote / Dejen votar a los catalanes

Noam Chomsky, Zygmunt Bauman, Adolfo Pérez Esquivel, Susan George, Desmond Tutu, Angela Davis, Rigoberta Menchú y otras 45 personalidades

 

Manifiesto por la libertad, la fraternidad y la convivencia

Asamblea de cargos públicos por la libertad, la fraternidad y la convivencia
(Zaragoza, 24 de septiembre de 2017)


Ada Colau

Pablo Iglesias

Alberto Garzón

Me adhiero 100 % a ambos manifiestos. En realidad, lo que se ventila es un choque entre democracia, sistema de gobierno usual en la mayor parte de países civilizados del mundo, y un Estado fascista, el de la España Una e Indivisible, que venimos arrastrando desde la dictadura de Primo de Rivera. Ha de prevalecer la democracia, no hay otra.—J.D.

(23 septiembre 2017)

Anubis en Catalunya (23-9-2017)

Enric Juliana

Por un referéndum pactado (23-9-2017)

La responsabilidad del Tribunal Constitucional (23-9-2017)

Javier Pérez Royo

Cataluña en pie (23-9-2017)

Ramón Cotarelo

Encuesta en Cataluña. El 82% de los catalanes creen que la solución es un referéndum de independencia pactado (24-9-2017)

Público.es

Josep Fontana: "No digo que esta sea una batalla entre buenos y malos, pero es una en la que posiblemente perdamos todos" (24-9-2017)

Ramón Lobo

No hay un camino para el diálogo en Cataluña (25-9-2017)

Carolina Bescansa

La espiral de la confrontación se volverá contra Rajoy (25-9-2017)

Jordi Juan

¿Quo vadis Maza? (26-9-2017)

Baltasar Garzón

Javier Pérez Royo: "El conflicto con Cataluña ya no tiene una solución jurídica ordenada" (26-9-2017)

Jaume Pi



El Congreso confirma el uso "partidista" del Ministerio del Interior con la policía política (21-9-2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 5  _________

Xavier Domènech: "Esto ya no va de independencia sí o no. Va de hacer frente a lo que estamos viviendo" (20-9-2017)

Aitor Riveiro

Ada Colau: "Es momento de defender las libertades fundamentales y las instituciones catalanas" (20-9-2017)


Comunicado de Catalunya en Comú
Ante la situación de excepcionalidad provocada por el gobierno del PP #mobilitzemnos
(20-9-2017)

 

Un éxito policial, un fracaso político (20-9-2017)

Ignacio Escolar

Ataque de lucidez (20-9-2017)

Javier Pérez Royo

Llamamiento a la serenidad (21-9-2017)

Editorial / La Vanguardia

Es una crisis de Estado (21-9-2017)

Enric Juliana

Empieza otro partido (21-9-2017)

Iñaki Gabilondo

Rafael Ribó, Síndic de Greuges: "Tarde o temprano, si continúa la actual deriva, Europa intervendrá" (21-9-2017)

Carles Bellsolà

Presos políticos en la España de Rajoy: nota para despistados (22-9-2017)

Juan Carlos Monedero

La Quinta Columna del PSOE (22-9-2017)

Fernando López Agudín

José María Mena: "Maza sap que no pot fer el que fa" (21-9-2017)

Mireia Rourera

Comunicado del Síndic de Greuges de Cataluña (20-9-2017)

Sedición y reminiscencias autoritarias de la Fiscalía (22-9-2017)

Nicolás García Rivas

Historia de un fracaso (22-9-2017)

Josep Ramoneda

La traducción deja bastante que desear. Original en catalán: Història d’un fracàs

(¿A dónde va ese gobierno?)

—Destruir Cataluña, que es a donde parece que vamos —dijo Meneses—, sólo cabe en la mente enferma de un loco. O de un puñado de ellos, que juegan a franquistas. Pero se olvidan que para imponer su "paz de los cementerios", Franco tuvo que asesinar a 12.500 catalanes (entre muertos y exiliados desaparecieron en torno a 150.000 personas en Cataluña, sobre un total de tres millones de habitantes). Pero la política, que es el arte de conjugar intereses contrarios, surgió precisamente en la historia de la humanidad civilizada para evitar esas barbaridades. La conclusión es que si el gobierno de Rajoy Brey es inepto e impotente para la política, como ha demostrado hasta ahora y sigue empecinado en demostrar, DEBE DIMITIR, antes de llevar a España a un pozo demencial. Y los partidos que apoyan a ese gobierno, PSOE y C's (y PNV), deberían rectificar, a no ser que deseen seguir siendo los palanganeros del PP y corresponsables de este desastre.

Además, España sin Cataluña es Albania. En todos los sentidos. Eso es algo que nunca ha entendido la derecha española. La cual cree que todavía estamos en el Imperio, cuando la realidad es que si España sale aún en el mapa es gracias a Cataluña, por lo menos en buena parte.

Además, tanto las dictaduras de Primo de Rivera como la de Franco contaron con el apoyo decisivo e incondicional de la derecha catalana. En general, desde finales del siglo XIX en España no se ha movido una hoja sin contar con el visto bueno de la derecha catalana. Pero lo de ahora, esa aventura surrealista de Rajoy Brey, es inédito. Sabíamos que la derecha española había perdido todos los papeles, pero es que ahora ha perdido hasta la cabeza, si es que alguna vez la tuvo.

Quizá esa nota pueda parecer un poco exagerada, pero creo que el gobierno debería de explicarnos a dónde quiere ir a parar respecto de Cataluña, aparte aquello de exigir "el cumplimiento de la ley", que eso ya lo sabemos.

No sé, es mi opinión.

Adenda
Recomiendo el artículo fundamental de Pérez Royo, del que destaco este párrafo: "La estrategia del PP contra la autonomía de Catalunya es una estrategia franquista. [...] Esa estrategia lleva inevitablemente a una deriva autoritaria en todo el Estado. Catalunya no puede ser gobernada de esa manera en un Estado democrático. Fue posible tras la guerra civil con el Estado totalitario que se impuso a continuación. Pero en democracia no es posible. Catalunya tiene que poder autogobernarse para que España pueda hacerlo. La alternativa es la ausencia de democracia tanto en Catalunya como en España." Lo que afirma Pérez Royo en su artículo no es ninguna fantasía ni política-ficción: es una advertencia clara y exacta de lo que se nos viene encima. En cuanto a la "lucidez" del PSOE, ya tal.

En el comentario de Ignacio Escolar hay un lapsus: no ha habido ningún "fracaso político", porque la política ni se ha intentado. Lo que hay es el rotundo fracaso de un gobierno inepto, franquista, de "ordeno y mando", con un cabo chusquero al mando, y que nos ha llevado a una situación de pesadilla, absolutamente insostenible, y que a corto plazo implica el desastre no sólo en Cataluña sino para toda España. Por el momento, el gobierno del PP ha culminado lo que ya empezó Aznar: se ha cargado de plano la mísera democracia lograda en 1978 y retrocedido a una situación preconstitucional de hecho.

Es evidente que tanto a este gobierno del PP, un partido con centenares de imputados por corrupción, como a la oligarquía que lo sostiene, una pandilla de delincuentes comunes internacionalizados, todos ellos compi yoguis de Temer y Macri, les sobra la democracia y el Estado de derecho. También es evidente que pronto subirán los tipos de interés y el BCE reducirá las compras de deuda, se terminarán las vacas gordas para el 1 % (lo que llaman "crecimiento"), y esa oligarquía delincuente quiere asegurarse que la chusma sigamos pagando el pato de la crisis que se avecina, y tener manos libres para manejar el BOE a su antojo, es decir, seguir robando, que es lo suyo. Y la excusa de Cataluña viene al pelo para esta involución. Ahora bien, la última palabra la tendrán 1) los acreedores extranjeros de deuda española, porque en un país que debe un billón de euros quien tiene la última palabra son los acreedores. Y dudo que le sirva de mucho a Rajoy Brey congraciarse con Trump expulsando al embajador de Corea del Norte, porque esto no vale un billón. Lo dicho sirve también para Alemania, que echará cuentas muy ajustadas para ver si España sin Cataluña se sostiene. Y 2) los españoles, ese "pueblo soberano" del art. 1.2 CE. Veremos si la sociedad española es tan franquista como supone Rajoy Brey, y traga, o no, y le pasa como al general Berenguer.

No, no hay ningún "fracaso politico", sino el rotundo fracaso de un gobierno degradado a matón de barrio, como dice el editorial de The Times (resumen aquí). Quizá a algunos españoles les entusiasme esa matonería, los mismos que se entusiasman con el "¡A por ellos, oé!" y el torero Padilla. Pero esta España de "charanga y pandereta", del "¡Se sienten, coño!", nunca tendrá cabida en la Unión Europea, aunque ahora estemos en ella, pero Cataluña, sí, siempre, y en lugar destacado.

Después de este vergonzoso 20 de septiembre, que culmina con el discurso de Rajoy Brey el Sensato sobre el triunfo de la "legalidad" (triunfo consistente en impedir la colocación de unas urnas, nada menos), África empieza otra vez en los Pirineos.

Por último, el editorial de La Vanguardia es un resumen exacto de lo ocurrido y la enésima advertencia. Editorial que se prosigue en el análisis de Enric Juliana.

Respecto al comentario de Juan Carlos Monedero, no puedo estar de acuerdo con esa pesadilla de España como "nación de naciones" (o "país de países", como dice Iglesias en plan más cursi), aunque es sólo una observación marginal en el artículo. ¿Se ha contagiado Monedero del PSOE? Estamos apañados. España no es una nación, sino un Estado y quizá pronto también una República. Que España no sea una nación, no es ninguna catástrofe, sino una bendición. En todo caso, ningún país de nuestro entorno se define como nación en su Constitución. Y muy bien que hacen. Sigamos su ejemplo.

Entonces, ¿cuáles son naciones? Una nación es el país que ha tomado mucha Maizena nacionalista: en España son dos, Cataluña y País Vasco. Observemos que primero es el nacionalismo y luego la nación, no al revés. Ahora en Europa hay muchos países tomando Maizena nacionalista a grandes dosis, lo cual es un desastre. No queramos añadir España al grupo de Hungría, Polonia, etc... Turquía..., como quizá le gustaría a Rajoy Brey. Con Cataluña y País Vasco vamos más que servidos. Por otra parte, es una pesadilla si empezamos a rebuscar naciones en España como el que rebusca hongos: hay las que hay, y ello es así hasta el punto que incluso Pdr Snchz ha logrado averiguar cuáles son, después de semanas de profunda meditación. Pero si nos liamos a rebuscar naciones, es seguro que Pedrosillo y Villaciervitos lo son, y qué menos. Viceversa: el día que veamos a 15 millones de españoles en la calle clamando "somos una nación", sin duda España será una nación, pero créeme: mejor que no veamos este desastre.

Pero todo esto es otro post. En realidad, sólo quería insistir en una cosa: porfa, dejemos eso de "nación de naciones", porque es infumable. El problema es más sencillo (!) y se llama Cataluña y País Vasco. Centrémonos en esto.

(La Piolinada.)
... Mientras, en el Bar Manolo, en la calle Font d'en Fargues:
—Ahora ya podemos acogernos al derecho de autodeterminación: somos un país ocupado militarmente. No sé en qué estará pensando ese Puigdemont.
—¿Te refieres al Piolín?
—Evidente. ¡Fuerzas de ocupación a la española! ¿O qué te creías? Entre Zoido y Cospedal te montan una piolinada que te cagas. Nada, a la ONU directamente.

(20, 21 y 22 septiembre 2017)

 

Josep Fontana: "Si no ve otra solución, el Estado es capaz de llegar a la suspensión de la autonomía" (16-9-2017)

Pep Martí

 

___  ¡Se sienten, coño! - 4  _________

Puigdemont y Colau piden por carta al rey y a Rajoy una salida a la cuestión catalana (15-9-2017)

La carta de la negociación (16-9-2017)

Enric Juliana

Represión (16-9-2017)

Manuel Castells

La revolución catalana (14-9-2017)

Ana Pardo de Vera

El lapsus catalán de Felipe VI (15-9-2017)

Fernando López Agudín

Acto de unidad de los alcaldes, con Colau al frente, en favor del referéndum (16-9-2017)

El Síndic denuncia ante instancias europeas que el Estado podría estar vulnerando derechos fundamentales (16-9-2017)

Carta del Síndic de Greuges de Catalunya a instancias europeas (traducción al castellano)

Martín Pallín, fiscal y magistrado emérito del TS: "Las querellas son forzadas y no ajustadas a la legalidad" (16-9-2017)

ACN

El argumento del matón (16-9-2017)

Ramón Cotarelo

España 2017: cerco a la libertad ideológica (15-9-2017)

Alejandro Torrús

El referéndum catalán desde el activismo lgtb (15-9-2017)

Beatriz Gimeno

Ese trasatlántico hacia su iceberg (17-9-2017)

Suso de Toro

El capítulo y el libro (18-9-2017)

Iñaki Gabilondo

Javier Pérez Royo: "Un referèndum acordat és possible" (18-9-2017)

Miquel Riera

Manifiesto contra el referéndum catalán. El manifiesto de la desfachatez (18-9-2017)

Ramón Zallo

¿Por qué razón inconfesable el gobierno no ha recurrido todavía al artículo 155? (18-9-2017)

Javier Pérez Royo

El Estado penal frente al 1-O, las libertades y la democracia (19-9-2017)

Jaime Pastor

Joaquim Bosch: "Me preocupa que se utilice masivamente el derecho penal con finalidades políticas" (19-9-2017)

Isaac Meler

Julián Casanova: "No sé si lo voy a ver, pero el proceso de independencia de Catalunya es imparable" (19-9-2017)

Ramón Lobo

(La cuenta atrás.)

—El problema del PP y del gobierno no es Cataluña: es la corrupción —dijo Meneses—. Cataluña es solo la excusa para cargarse el Estado de derecho y retroceder a una situación preconstitucional de hecho, todo ello con la finalidad de evitar que, por ejemplo, Ruiz-Gallardón vaya a la cárcel. Y así hasta 65 casos judiciales por corrupción del PP con más de 900 imputados (Irene Montero recitó los 65 casos en su intervención parlamentaria en la moción de censura contra el gobierno el pasado mes de junio). El propio PP como tal partido está imputado en varios casos. Antes que disolver el PP, se opta por disolver el Estado de derecho y la democracia. No es ninguna novedad en el mundo: la Turquía de Erdogan es un ejemplo reciente y cercano.

Y, obviamente, más allá de la corrupción está la cerrada defensa de los intereses de la oligarquía patria.

Sea como sea, en España hemos entrado de lleno en una Dictadura, con la consiguiente conculcación de derechos fundamentales (véase la carta del Síndic de Greuges de Catalunya a instancias europeas). La separación de poderes hace tiempo que dejó de existir. Lo que aguante esta Dictadura dependerá de la sociedad española. Rajoy Brey apuesta por que la sociedad española es franquista, y va a respaldarle. O cree que, en todo caso, la sociedad española no distingue una democracia de una dictadura, o le da igual (*). Veremos. Ha empezado la cuenta atrás.

Copio arriba los enlaces a una carta y dos artículos recientes fundamentales que recomiendo leer varias veces, y muy especialmente la carta firmada al más alto nivel institucional por Puigdemont, Junqueras, Forcadell y Colau, dirigida a Rajoy Brey con copia al rey. Es patente la mano de Ada Colau en la redacción de la carta, y que por mi parte suscribo por entero.

16-9-2017.—Añado el comendario de Enric Juliana. Efectivamante, con más de 700 futuros presos políticos en Cataluña, Rajoy Brey lleva camino de dejar a Erdogan como un aprendiz.

Y el magnífico artículo del profesor Manuel Castells, a quien vengo leyendo desde mi juventud (La cuestión urbana, 1974). Parece mentira que después de tantos años estemos todavía donde estamos. Menudo exitazo de "Transición". ¡Pero si Franco está todavía por enterrar!

Por último, no podía faltar la filípica de Ramón Cotarelo.

17 y 18.9-2017.—Dos nuevos artículos: de Beatriz Gimeno, excelente, y Suso de Toro, que finaliza con esas frases proféticas: "Rajoy es un remedo de Primo de Rivera y Felipe VI de su bisabuelo Alfonso. Cuando cayó Primo se llevó con él la monarquía. Rajoy está muerto políticamente y cuando caiga puede ser que se lleve con él a Felipe." Laus Deo. Con la salvedad de que el rey Gutiérrez era bastante más hábil y cuco, aunque de nada le sirvió.

Del artículo de Pérez Royo hay que destacar la conclusión: "Se está produciendo de facto una suspensión del derecho de autonomía en Cataluña [...]. La monstruosidad jurídica no puede ser mayor. Por no hablar del destrozo que supone esta manera de proceder para nuestro sistema democrático." Aznar inició de manera irresponsable la demolición del Estado autonómico y Rajoy Brey la culmina. La cabra siempre tira al monte, y los fascistas a la España Una. No tiene vuelta de hoja.

(*) No es tan descabellado el planteamiento de Rajoy Brey el Sensato, considerando que nos hemos dejado robar decenas de miles de millones de euros delante de nuestras narices y ni nos hemos enterado: al contrario, seguimos votando al PP, un hecho insólito y extraordinario en todo el orbe conocido y que los sociólogos aún no han logrado explicar.

(15, 16, 17 y 18 septiembre 2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 3  _________

La imparcialidad del juez Yusty (13-9-2017)

Ignacio Escolar

Sectores de la política y la judicatura, alarmados ante la amenaza de detención contra 712 alcaldes (13-9-2017)

Gonzalo Cortizo

Pablo Iglesias explica en ocho tuits su posición sobre Catalunya (14-9-2017)

(Pablo Iglesias, catalán de pro.)

—Estoy completamente de acuerdo con lo expresado por Pablo Iglesias en esos tuits —dijo Meneses—. Es de celebrar que, por fin, se haya enterado de cómo van las cosas por aquel "rincón". No es fácil. Pero tiene el premio adicional de que si entiendes Cataluña, entiendes mejor España.

(14 septiembre 2017)

Un Ulster catalán (14-9-2017)

Francesc-Marc Álvaro

¿Enfriará o calentará? (14-9-2017)

Iñaki Gabilondo

(Derecha cuartelera.)

—"El gobierno [...] tiene sin estrenar otra de sus capacidades, la más específica, la del diálogo político" (Iñaki Gabilondo). No puede. La derecha española, desde los tiempos de Maura, es impotente para la política. Negada cien por cien. Lo suyo es el "ordeno y mando" y reducir todos los problemas a problemas de orden público. El propio Rajoy Brey no es más que un cabo chusquero que lo remite todo al cumplimiento estricto de las Ordenanzas, lo que él llama "la ley". Es una derecha cuartelera. Su enseña es el "¡Se sienten, coño!". Y menos mal que los bancos y algunas empresas del Ibex le traen los decretos listos para publicar en el BOE. La política no existe para la derecha española. Además, política, ¿para qué? El PP debe disolverse —concluyó Meneses—, que tampoco ha sido nunca un partido sino más bien una partida, y hay que fundar un partido conservador como es debido, es decir, alejado tanto de la delincuencia común como del fascismo ("franquismo", para los hinchas locales). El gran fracaso de la democracia española es que el PP no haya sido disuelto, de lo cual todos somos responsables, desde los demás partidos políticos, el Poder Judicial y, en primer lugar, la propia sociedad española.

(14 septiembre 2017)

Últimas noticias sobre la dictadura (14-9-2017)

Ramón Cotarelo

De la Constitución al Código Penal (14-9-2017)

Javier Pérez Royo

Condición sine qua non (11-9-2017)

Javier Pérez Royo

(El referéndum, kilómetro 0 del proceso constituyente en Cataluña.)

"Sin referéndum falta el oxígeno imprescindible para que pueda existir un debate político" (Javier Pérez Royo)

—Los catalanes nos hallamos inmersos en lo que podemos calificar de proceso constituyente, el cual debería desembocar en una nueva relación de Cataluña con el Estado. Lo aberrante es que este proceso constituyente se organiza al margen del Estado, con lo cual queda exclusivamente orientado de manera perversa hacia la independencia de Cataluña, negando los derechos políticos a gran parte de los catalanes, no independentistas (de momento). El primer responsable de esta aberración es, desde luego, el gobierno del Estado, el cual ha cerrado todas las vías de solución política, empezando por la indispensable negociación de un previo referéndum en Cataluña para que los catalanes decidamos si queremos seguir formando parte del Estado o no.

Este referéndum, realizado de forma pactada con el Estado y cumpliendo con todos los requisitos que recomiendan las convenciones internacionales al respecto, es el kilómetro 0 de un inevitable proceso constituyente en Cataluña acordado con el Estado. Es una reclamación mayoritaria de los catalanes, y lo fuerte es que tarde o temprano estoy convencido de que tendrá lugar, porque en un Estado democrático no es posible ningunear de manera permanente la voluntad de prácticamente toda la población de una Comunidad Autónoma. Sin embargo, si se impide el referéndum, como parece ser la determinación del gobierno, el independentismo acabará por asfixiar todo el espacio político en Cataluña, y si eso ocurre será muy difícil o imposible una salida al conflicto: este quedará enquistado de manera crónica entre un Estado represivo (¿contra quién?, ¿contra el 80 % de los catalanes?) y una Cataluña con el independentismo como única opción política aceptable. Esta situación es, evidentemente, la peor pesadilla, tanto para Cataluña (dividida y enfrentada políticamente) como para España, enfrentada de manera estúpida contra Cataluña. Y ahí, por el momento, es donde estamos. Y aunque el gobierno del PP crea que puede obtener réditos políticos de este indeseable y peligroso conflicto, se equivoca completamente.

¿Qué debería hacer el gobierno del Estado, sea del color que sea? Dejarse de "Frentes Nacionales" y ESCUCHAR A LOS CATALANES. Negociar el referéndum que reclama el 80 % de los catalanes, y que, como dice Pérez Royo en su artículo, es la CONDICIÓN SINE QUA NON para una solución política (es decir, pacífica) al conflicto de Cataluña. Si este referéndum no se lleva a cabo, lo único que conseguirá la política "neocolonialista" represiva del PP en Cataluña es dejar sin discurso a los no independentistas y ceder todo el campo político a los independentistas, con lo cual el conflicto se enquistará y envenenará, con consecuencias imprevisibles y desastrosas para todos. La cerrazón del gobierno a permitir un referéndum, ciega todas las vías de una solución política en Cataluña pactada con el Estado, y entrega todo el protagonismo a la acción unilateral del independentismo que, como es previsible, irá en aumento.

¿Cómo se ha llegado a esta situación límite en Cataluña? El origen está en la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 sobre el Estatut d'Autonomia de Catalunya, todo un "golpe de Estado" (ese sí) que destruyó el autogobierno de Cataluña y por extensión el Estado de las Autonomías: otra hazaña de Aznar, el mismo que ponía los pies sobre la mesa del rancho de Texas. De manera que el Estado impuso a Cataluña el Estatut que le dio la gana, eso sí, con la esperanza de que los catalanes tragáramos, porque al fin y al cabo para algunos hooligans de la política como el supracitado, lo mismo da Julio César que Julián Cerezas y Estado de las Autonomías que Estado unitario, pero no fue así. Los catalanes nos negamos a aceptar este retroceso a una situación preconstitucional y a un Estado centralista de hecho: o hay autogobierno como es debido en Cataluña, o habrá conflicto. Creo sinceramente que a todos, tanto españoles como catalanes, nos conviene la primera opción, lo cual implica buscar soluciones políticas al conflicto, que las hay, y dejarse de represión judicial, guardias civiles, y lo que es peor, calificar a los catalanes de "radicales", según Rajoy Brey: ya solo nos faltaba a los catalanes que el gobierno, este gobierno además, nos insulte. Ahora bien, si el gobierno del PP no mueve un dedo para abrir una vía política, entonces habremos de concluir que lo que le interesa al PP es precisamente el conflicto (vease "Nerón en La Moncloa" más abajo). Muy mal asunto. Y si encima ese gobierno incompetente e irresponsable es apoyado por los mariachis del PSOE y C's, el nuevo "Frente Nacional", tenemos el desastre garantizado.

Seguiremos, pues, en la misma dinámica de pesadilla desde que Rajoy Brey ocupó La Moncloa, es decir, una dinámica de feedback entre el gobierno pirómano del PP y el independentismo en Cataluña: el PP alimenta el independentismo catalán (este se ha más que duplicado de manera espectacular desde un 20 % al 47 % actual en solo seis años de gobierno del PP, y de seguir así no es ninguna broma que pueda llegar al 70 %), y el independentismo catalán alimenta al PP, el anticatalanismo y el ultranacionalismo español, y en última instancia al Estado predemocrático y autoritario que es a donde pretende llevarnos la derecha (sin excluir a la derecha catalana, que es tanto o más derecha que la española, aunque ahora se envuelva en la bandera catalana). Una dinámica infernal de extrema pesadilla.

Nota bene para energúmenos patrios, que siempre hay alguno.—Si alguien cree que la "mano dura" es la única solución al conflicto de Cataluña, como si Cataluña fuera la última colonia africana, debería pedir cita a un médico alienista.

(12 septiembre 2017)



Indefinición
, por Ferran Martín / Republica.com (8-9-2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 2  _________

No entendéis nada (10-9-2017)

Ramón Cotarelo

Podem, Catalunya y la refundación de Podemos (10-9-2017)

Juan Carlos Monedero

(Nacionalismo (fascista) español por un tubo.)

—No tengo más remedio que aplaudir el artículo de Ramón Cotarelo —dijo Meneses—. Total: ha empezado la Dictadura. Prietas las filas el Frente Nacional del PPSOE-C's. El Régimen muestra su verdadera cara tras el falso blanqueo democrático. No habrá represión militar en Cataluña, ni generales Martínez Anido (no por falta de ganas, sino porque estamos en Europa y no conviene meter ruido), pero sí judicial. El reloj de la cuenta atrás se ha puesto ya en marcha. Alguien, en alguna parte, está afilando el lápiz para proclamar otra Delenda est Monarchia (*).

(*) José Ortega y Gasset, El error Berenguer, El Sol, 15 noviembre 1930.

(10 septiembre 2017)

 

___  ¡Se sienten, coño! - 1  _________

El rito iniciático (7-9-2017)

Josep Ramoneda

Catalunya jubiló la Constitución y abre período constituyente (7-9-2017)

Suso de Toro

Rajoy, un desastre sin paliativos (8-9-2017)

Fernando López Agudín

Süddeutsche Zeitung, el diario líder alemán, culpa a Rajoy de empeorar el conflicto con Catalunya (7-9-2017)

Maria Macià

 

(Continuación ---> )


 

 
 

 

Loading
Buscar en Abel Martín

 
guia
Antonio Machado BiografíaAntonio Machado BibliografíaAntonio Machado AntologíaAntonio Machado Fotografías
¿Qué hay de nuevo?

Antonio Machado Escritos dispersos

Antonio Machado

Escritos dispersos
(1893-1936)


Edición de Jordi Domènech

Antonio Machado Epistolario

Antonio Machado

Epistolario

Edición de Jordi Domènech
Introducción de Carlos Blanco Aguinaga


Curso Internacional sobre Antonio Machado

Hoy es siempre todavía

Curso internacional
sobre Antonio Machado


Jordi Domènech (coord.)



logo

soko1
 
Nota del editor
Antonio Machado Crítica
 
Antonio Machado Inéditos
Antonio Machado Documentación
 
Antonio Machado Album iconográfico

ÁLBUM ICONOGRÁFICO DE ANTONIO MACHADO

(fotografías - retratos - caricaturas)

 
Antonio Machado Facsímiles

Elie Seigmeister,  The crime took place in Granada. Three songs for baritone and piano. Brooklyn, 2 julio 1938

 
Guía de Antonio Machado
 
Antonio Machado La Guerra
 
Noticiario machadiano
Enlaces
Anexos
 
Colofón
 

Archivo de la poesía española reciente
Archivo de la poesía española reciente

 
¿Quieres ayudar a difundir esta web?
 
 

Copyright © 1997-2017 Abel Martín. Revista de estudios sobre Antonio Machado
ISSN 1988-8910

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.